Agronews Castilla y León

El Museo de Segovia, centro gestionado por la Junta de Castilla y León, ha seleccionado como ‘pieza del mes’ de febrero cuatro medidores de grano de los siglos XIX y XX. Estos elementos forman parte del fondo etnográfico del Museo, están fabricados en madera y hierro y poseen forma de trapecio invertido. Se muestran junto al rasero que se utilizaba para ajustar el grano, una vez introducido en la estructura, a la medida correspondiente.

Las piezas expuestas son de diferentes medidas: la más pequeña corresponde a medio celemín; la siguiente en tamaño, a un cuartillo; y los otros dos medidores, a media fanega cada uno. La fanega era la medida de volumen más común en Castilla y equivale a lo que hoy en día serían unos 55,5 litros. Una fanega se correspondía con 12 celemines (un celemín sería unos 4 litros y medio) y cada celemín a cuatro cuartillos (un cuartillo equivaldría a 0,50 litros aproximadamente). El término fanega también hacía referencia a la superficie que se labraba en una jornada.

En los medidores aparece la marca de la ciudad de Segovia realizada a fuego, lo que garantizaba la correspondencia adecuada del tamaño con la medida oficial. Las medidas entre regiones eran tan dispares que se grababan las marcas de las ciudades en los mismos medidores para certificar las correspondencias según cada zona.

Evolución de las unidades de medida en la Península Ibérica

Desde el Neolítico, la necesidad de gestionar lo recolectado supuso la creación de diferentes fórmulas de medición de la cosecha. Ya en el cuarto milenio a. C existían evidencias de un sistema de medidas simples expresadas en tablillas sumerias con escritura protocuneiforme, es decir, mediante pictogramas.

Dentro de la Península Ibérica, los primeros sistemas de medidas datan del segundo milenio a. C. y se realizaban con el cálculo de la pesada de metales, concretamente, mediante el peso de shekels, monedas de origen fenicio.

La llegada de los romanos a la Península supuso la homogeneización de las fórmulas de peso en toda la zona mediterránea durante el último milenio a.C. La invasión musulmana llevará consigo otra configuración de medidas diferente (el término ‘fanega’ procede del árabe) que se mantendrá hasta casi la introducción del sistema métrico decimal en 1849.

A pesar de que este último sistema ya se encontraba normalizado a finales del siglo XIX y su uso era obligatorio, en los campos castellanos, como bien lo demuestra la ‘pieza del mes’, se siguieron utilizando las fórmulas tradicionales de medida hasta entrado el siglo XX.

La ‘pieza del mes’ es una actividad que el Museo realiza durante todo el año con el fin de acercar al público fondos menos conocidos, ofreciendo al visitante la oportunidad de descubrir elementos representativos de un periodo o manifestación artística que se seleccionan y renuevan cada mes.

Los visitantes pueden acercarse a descubrir la pieza del mes de febrero en el Museo de Segovia en el horario habitual de apertura al público del centro, de martes a sábados, de 10.00 a 14.00 horas, y de 16.00 a 19.00 horas; y los domingos de 10.00 a 14.00 horas.

Sección: 

Provincias: