Agronews Castilla y León

Las enfermedades infecciosas, aseguran en un reciente artículo publidado desde la Cooperativa AGROPAL, están causadas fundamentalmente por bacterias y virus. Las originadas por bacterias son las que de forma más importante afectan a las personas que trabajan en el sector ganadero y aunque hay más de cien enfermedades de origen animal que se pueden transmitir al hombre, la mayoría de ellas están bien controladas. Pero algunas de ellas siguen siendo todavía la causa de algunas bajas por enfermedad en esta actividad y entre estas destacan, por su importancia, la brucelosis y la tuberculosis bovina.

Los riesgos por procesos bacterianos pueden dar lugar al contagio de enfermedades como:

  • Tétanos
  • Brucelosis
  • Carbunco
  • Leptospirosis
  • Tularemia
  • Dermatitis

Los riesgos por procesos víricos pueden ser el contagio de enfermedades como:

  • La rabia
  • La dermatitis pustulosa
  • El nódulo de ordeñadores
  • La seudoviruela

Para prevenir el contagio de estas enfermedades, aconsejan desde AGROPALhay que aplicar cuatro tipos de medidas de prevención, de carácter general, además de las correspondientes para cada enfermedad concreta.

1. MEDIDAS INICIALES, destinadas a evitar la aparición de la enfermedad:

  • Mantener limpios y ventilados los establos y corrales.
  • Procurar que los animales estén bien alimentados.
  • Realizar el saneamiento correspondiente.
  • Desinfectar y desparasitar periódicamente.
  • Instalar a la entrada de la granja una bandeja de desinfección para el calzado de cuantas personas entren en ella.
  • Manejar adecuadamente el estiércol y exigir que en los campos de pasto se utilice “estiércol sano”.
  • No permitir nunca que los perros cojan despojos o restos animales.

2. MEDIDAS CORRECTORAS, destinadas a evitar el contagio entre animales:

  • Marcar y aíslar a los animales enfermos
  • Evitar todo movimiento de animales con explotaciones infectadas si la tuya no lo está, y lo mismo si lo está.
  • Eliminar las crías que nazcan muertas, los fetos y las placentas, así como los animales muertos a causa de la infección, siguiendo siempre las normas existentes para ello.
  • Desinfectar, quemar o enterrar la “cama” en la que estaba el animal enfermo.
  • Desinfectar el local y el estiércol procedente de animales enfermos.
  • Desinfectar todos los materiales que hayan estado en contacto con animales enfermos.
  • En el caso de brucelosis no utilizar los pastos en el que hayan estado los animales enfermos hasta que no pasen al menos 60 días desde que estuvieran los animales enfermos.

3. MEDIDAS PERSONALES, para evitar la transmisión a las personas:

  • Evitar el contacto con heces, orinas, despojos y desechos de animales.
  • Para el manejo de placentas, fetos y cadáveres utilizar la ropa de protección adecuada, guantes y botas.
  • Lavar la ropa y dúcharte cada día.
  • No utilizar aguas contaminadas con heces u orinas de los animales para regar ni para beber.
  • No consumir leche cruda.
  • Consultar al médico si se tiene fiebre, dolores articulares o musculares, cansancio y sudoración.
  • Hacerse una revisión médica cada año.

4. MEDIDAS ESPECIALES:

Cuando hay animales muertos por causas desconocidas en una explotación hay que considerarlos como material de alto riesgo ya que puede ser un foco de transmisión de enfermedades. En estos casos hay que averiguar la causa de la muerte y adoptar las medidas adecuadas para evitar contagio si se trata de enfermedad infecciosa, antes de proceder a la eliminación del cadáver en las condiciones que determine el veterinario.

Sección: