Elena Rodríguez - Corresponsal en León - Agronews CyL

 

  • El sindicato cumple 25 años y Llorente ha sido reelegido por unanimidad

Un 23 de febrero de 1992 nació la Unión de Ganaderos y Agricultores de León, UGAL, lo hizo de la mano de seis personas que legalizaron de manera conjunta la organización y una cooperativa “a la que muchos auguraban poca vida”. Así lo ha recordado el que desde entonces y durante otro mandado más será el secretario general de esta organización agraria, Matías Llorente, en el VI Congreso provincial que se ha celebrado bajo el lema 'Por una agricultura y ganadería competitiva, eficiente, rentable y sostenible' en el que Llorente ha resultado reelegido por unanimidad de los más de cien delegados que han acudido al mismo. Por delante tiene cuatro años en los que asegura trabajará para que se produzca el relevo generacional el frente de la organización.

No le auguraban mucha vida a UGAL hace un cuarto de siglo y 25 años después la edad de los delegados garantiza el futuro, “aquí  hay juventud para aguantar muchos años más”, dijo Llorente, y arrancó aplausos al añadir que “unos tienen las siglas y otros tenemos la gente joven y eso es futuro”. A lo largo del último mandato, recordó, la organización ha participado en las  manifestaciones reivindicando los derechos de agricultores y ganaderos, entre ellas destacó “la guerra de la leche durante 10 días tirando leche ante la Junta y la Marcha Blanca a Madrid”. Aunque el auditorio lo conoce, el histórico sindicalista incidió en que UGAL se basa en la “defensa de un modelo familiar, toda nuestra gente trabaja directamente la tierra y cuida el ganado, no tenemos que demostrar a nadie si somos o no profesionales, somos agricultores y ganaderos que producimos alimentos para la humanidad”

 

Momento delicado para abandonar la organización

Tras 25 años al frente de UGAL, Matías Llorente asegura que continúa al frente de la organización porque “son momentos delicados para abandonar porque a finales de este año habrá las primeras elecciones sindicales”, hasta ahora eran a cámaras agrarias y ahora se votará a las siglas de cada organización. Este año discurrirá con la vista puesta en esa cita de diciembre y en “seguir apoyando sobre todo el modelo cooperativo porque la explotación familiar lo necesita para ser competitiva”. Otros retos importantes serán avanzar en la modernización de regadíos, terminar la transformación de Los Payuelos, “imprescindible para competir”, y “desde ahí apoyar el relevo generacional, que los jóvenes se incorporen al campo para evitar la despoblación”, junto a ellos “es básico” apoyar la incorporación de la mujer rural.

 

Unidad sindical

Para Matías Llorente algo “importantísimo” es buscar la “unidad sindical”. A su juicio, no hay hueco en la provincia y en la comunidad para cuatro organizaciones agrarias. “Una hizo su fusión en su día y nosotros estamos obligados a juntarnos y hacer esa fusión de cara a las próximas elecciones”. UPA y COAG irán unidos en la Alianza, una vez más, y queda una (UCCL) “con la que tenemos  los mismos planteamientos pero cada una va por un lado”, en este sentido recordó que UCCL nació de una escisión de COAG y aunque UGAL ha mantenido contactos con ellos  y “no es difícil por parte de UGAL”, sí lo es para COAG, ya que “están enfrentados”.

Actualmente en León hay 6040 personas dadas de alta en la Segurida Social Agraria y 5000 explotaciones. UGAL-UPA tiene 1.800 afiliados y Llorente ve “difícil” aumentar esa afiliación, pero sí que, dijo, “se puede presumir de incorporación de gente joven”.

 

Los mismos problemas que hace 25 años

En este cuarto de siglo, asegura Llorente, los grandes problemas no han cambiado en el mundo agrario, los mercados, los precios y este año, “el mayor problema” es la sequía, ya que el agua que  hay en los cuatro embalses no garantiza los riegos.

Entre otros temas de actualidad, calificó de “disparate” la macrogranja de vacuno de leche de Soria y confió en que ni el Consejo de Ministros ni el Congreso aprueben el 'impuesto dulce' que planteó Montoro sobre las bebidas azucaradas.

Al congreso también acudió el secretario general de UPA en Castilla y León, Aurelio González, que se refirió a  la movilización del 3 de marzo y explicó que “preocupa que se hable de despoblamiento en las mesas y hay que actuar para salvar los pueblos y que los agricultores y ganaderos no abandonen el medo rural. Lo hacen por los bajos precios, la leche de ovino con precios de hace 20 años y hay que tomar medidas para que haya un desarrollo rural justo”.

Sección: 

Provincias: