Agronews Castilla y León

 

● Los alcaldes de Valencia y Zaragoza inauguran las jornadas sobre Planeamiento urbanístico de sistemas alimentarios agroecológicos

● El espacio cuenta con técnicos y cargos de 45 Ayuntamientos y gobiernos autonómicos, entre los más de 300 participantes

El alcalde de Valencia Joan Ribó y el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, han inaugurado hoy, 3 de narzo, las jornadas sobre ‘Planeamiento urbanístico de sistemas alimentarios agroecológicos’ organizadas por Red de Ciudades por la Agroecología.

Un espacio con 15 ponencias de expertos y especialistas en políticas territoriales, desarrollo local, urbanismo y sistemas alimentarios sostenibles y más de 300 personas apuntadas, con una presencia importante de personal técnico y cargos de ayuntamientos, diputaciones, organismos autonómicos y personal investigador.

“No podemos imaginar la sostenibilidad de nuestro planeta sin abordar nuestro sistema alimentario” ha destacado el alcalde de Valencia, Joan Ribó, en su intervención, recordando que el sistema agroalimentario afecta a nuestro medioambiente ya que un “25-30% de los Gases de Efecto Invernadero provienen de la producción de alimentos”. Por su parte el alcalde de Zaragoza, Azcón, ha insistido en que “Zaragoza mantiene el compromiso de poner en marcha acciones que promuevan un desarrollo de un sistema alimentario más sostenible” y ha solicitado la creación de un grupo de trabajo en el seno de la Red para generar propuestas concretas de acción en materia de planeamiento y urbanismo con la “colaboración de todos los agentes de la cadena alimentaria” porque “aportando el enfoque de la sostenibilidad de manera transversal a todas nuestras competencias municipales, conseguiremos ciudades más limpias, sostenibles, amigables y neutras para los próximos años”.

Urbanismo al servicio de la agricultura

El confinamiento y el cierre de fronteras hicieron sonar las alarmas sobre el riesgo de desabastecimiento e inseguridad alimentaria. Trabajar para reducir la vulnerabilidad y mejorar la resiliencia de los sistemas alimentarios es uno de los objetivos que contempla el Pacto de Milán de Políticas Alimentarias Urbanas. “Si se reconoce que la alimentación es una actividad esencial, habría que reservarle un espacio esencial en el territorio y en los planes urbanísticos” defiende Nuria Alonso, de la Secretaría Técnica de la Red de Ciudades por la Agroecología. Con esta premisa, se han organizado las jornadas en las que se presentarán algunas de las iniciativas más innovadoras de planes diseñados para apoyar la transición hacia sistemas alimentarios sostenibles.

“Los alimentos de kilómetro 0 son clave para la sostenibilidad y para la soberanía alimentaria al no depender del transporte ni de las vicisitudes del mercado o de cuestiones geoestratégicas” ha continuado Ribó. El compromiso de esta ciudad se ha materializado, entre otras medidas, en la creación del Centro Mundial para la Alimentación Urbana Sostenible. Al igual que Zaragoza, donde se están llevando acciones como “el bosque de los zaragozanos”, que según su alcalde servirá “para triplicar el número de árboles en la ciudad”.

Los tiempos en que los planes de urbanismo se centraban en los desarrollos y el crecimiento han quedado atrás. “Hay que respetar los suelos con vocación agrícola como si fueran una especie en extinción” ha subrayado el catedrático de urbanismo José Fariña, “proteger el suelo, integrar los sistemas agrarios en las redes de infraestructuras verdes, favorecer la agricultura de proximidad, producción local, cadenas cortas de suministro y cierre de ciclos con compostaje son conceptos que empiezan a recogerse en planes espaciales”. Es lo que sucede con el Plan de Acción Territorial de l’Horta de València, Plan Director Urbanístico del Área Metropolitana de Barcelona, o el Plan General de Ordenación Urbana de Valladolid, casos explicados y analizados durante el seminario.

Diseñamos la red de abastecimiento de agua y de energía, pero no la de alimentos

En octubre de 2020, las ciudades de la Red firmaron la Declaración de Valladolid comprometiéndose a “proteger los suelos agrarios y otros recursos alimentarios (agua, conocimientos agroecológicos, biodiversidad cultivada) como parte de las redes de infraestructura azul y verde; e incorporar en el planeamiento general urbano instrumentos para la protección y el fomento de la producción, transformación y distribución agroalimentarias locales y sostenibles”. El urbanismo está llamado a ser un aliado clave en la transición hacia sistemas alimentarios urbanos agroecológicos y sostenibles. El trabajo y el intercambio de experiencias entre las entidades y ayuntamientos miembros de la Red de Ciudades por la Agroecología han puesto de manifiesto que la planificación urbanística condiciona el alcance de las iniciativas y políticas agroalimentarias urbanas con perspectiva agroecológica. De acuerdo con los ponentes del seminario, contamos con normativa y herramientas de planeamiento suficientes, pero es necesario “un cambio de valores y prioridades, construir en torno a las comunidades y entender la ciudad como un nido en el que habitamos , superando la separación entre naturaleza y ciudad” ha resaltado la geógrafa Chiara Tornaghi, experta en urbanismo agroecológico del Centre for Agroecology, Water and Resilience, Universidad de Coventry (Reino Unido).

El interés por el tema ha quedado de manifiesto con la inscripción de más de 300 personas al seminario, con una alta presencia de personal técnico y responsables de entidades locales, diputaciones o gobiernos autonómicos. Con ello, las jornadas han permitido abrir el debate acerca de cómo articular planeamiento espacial y planeamiento alimentarios para promover sistemas agroalimentarios sostenibles. De ellas surgirá un Grupo de Trabajo, en el seno de la Red, para desarrollar propuestas concretas de acción desde la cooperación y el diálogo entre los responsables municipales de planeamiento urbanístico y políticas alimentarias.