Agronews Castilla y León

 

Unió de Pagesos, Jóvenes Agricultores y Ganaderos de Cataluña (JARC) y la Asociación de Viticultores del Penedès han convocado esta mañana una concentración ante el Centro Ágora de Vilafranca del Penedès, que ha reunido a más de 250 viticultores, en protesta contra el bajo precio de la uva que las bodegas más grandes quieren pagar durante esta campaña. 

Las tres entidades han leído un manifiesto en el que denuncian que los precios de la uva y del vino de esta campaña son ruinosos para los productores y que no les permiten ser viables. Consideran que una disminución de hasta el 28% en el precio, que nos devuelve a las valoraciones del 1998, no es justificable; ni los recortes de compra a última hora que vierten en la misma situación lamentable. Para los convocantes, estos precios hunden el prestigio de las denominaciones de origen, y entienden que no hay prestigio sin un precio digno. El manifiesto también recoge que las entidades reclaman empresas socialmente responsables. 

Otro punto del texto recuerda que el sector del cava es uno de los que más acusa esta bajada de precios. Añade que las empresas que más uva compran, y las que las siguen y que siempre habían considerado cómplices del éxito del cava, han iniciado una deriva egoísta e insolidaria que no responde a la estrategia puesta en marcha por el Consejo Regulador para prestigiar la marca cava . Para las entidades, así no habrá ni viticultura de calidad, ni territorio, ni futuro. 

El manifiesto también indica que el sector está muy regulado y que los viticultores han hecho un trabajo ingente en pro de la calidad, apostando por una viticultura ecológica y métodos de lucha natural que implican unos costes de producción más elevados y que no se ven recompensados. 

Las entidades indican que el 9 de agosto pidieron al presidente de la DOP Cava que convocara con carácter de urgencia una reunión sectorial o un pleno extraordinario teniendo en cuenta la situación, y que hoy todavía no ha dado una respuesta afirmativa. 

La situación, añaden, los lleva a la inviabilidad de las explotaciones, provoca falta de relevo generacional, el abandono del cultivo, la destrucción del territorio y el fin del sector vitivinícola catalán tal como lo conocemos. 

Las entidades también han pedido una reunión con la consellera de Agricultura, que aún no ha sido atendida, y exigen una reunión urgente, con la mediación del Incavi, con las diferentes empresas implicadas para reconducir esta situación y encontrar una solución . 

Limitación de la producción 

En otro punto, destaca que el Ministerio de Agricultura, con una gran irresponsabilidad, ha denegado desde el 2015 la petición que le ha estado haciendo el pleno del Consejo Regulador del Cava de limitar la inscripción de nuevas hectáreas de viñedo. El Consejo ha presentado esta petición cada año apoyándose en un estudio técnico y económico, realizado por las universidades de La Rioja y la Rovira i Virgili. Esta negativa ha comportado que se incrementaran en 6.000 las hectáreas inscritas en la DO protegida Cava, pasando de las 33.000 a las 39.000 hectáreas actuales, y que tienen un potencial de 72 millones de kilos adicionales. Este hecho supone un agravio comparativo respecto a otras DO protegidas que han visto aceptadas sus recomendaciones de limitación. 

Tags: 

Sección: