Elena Rodríguez - Corresponsal en León - Agronews CyL

 

  • Se invertirán 32 millones de euros para modernizar los sectores II y III, casi 5.000 hectáreas y 252 regantes

La Comunidad de regantes de la Margen Izquierda del Porma (León) que fue pionera en el riego con teledetección, vuelve a ponerse a la vanguardia en los regadíos y se convertirá en la única de Castilla y León en contar con fondos de la primera fase de los Planes de Recuperación, Transformación y Resiliencia  europeos, ‘Next Generation’, en total 32 millones de euros (+IVA), para modernizar casi 5.000 hectáreas de los sectores II y III, que pertenecen a 252 agricultores, en el entorno de los municipios de Corbillos de los Oteros y Villanueva de las Manzanas.  El convenio se firmará el 20 de diciembre y la inversión total llegará a los 60 millones de euros gracias a otros acuerdos con la Junta de Castilla y León, una entidad bancaria y los regantes. “Una inversión de 60 millones entre tres partes para modernizar estos sectores, una vieja reivindicación de la Margen Izquierda del Porma que, por fin, ha llegado”, resumía el presidente de la comunidad de regantes, Matías Llorente.

El presidente de Seiasa, Francisco Rodríguez, destacó que el Plan de Recuperación y Resiliencia “ha seleccionado esta actuación, la única de la fase 1 en modernización en Castilla y León,  porque incorpora innovación, digitalización, eficiencia energética, la utilización de energías renovables y la eficiencia hídrica y utilización de tecnologías de buen uso del agua. Ha sido seleccionada por cuestiones técnicas, sociales y ambientales”.

De los 32 millones + IVA (38 millones en total), los fondos ‘Next Generation’ aportarán el 80% del total y los regantes, el 20% restante.  Una inversión “muy interesante” y la “segunda en volumen, por solo un millón de diferencia, con una de Alicante”. El convenio supondrá la  construcción de dos embalses de regulación, dos estaciones de bombeo, sistemas de tele control e instalación de dos estaciones fotovoltaicas, entre otros. “Instalaciones modernas y con energías renovables y con capacidad de que se consolide un regadío que da futuro”, destacó Rodríguez.

Para los regantes, expuso Llorente, “es un avance inmejorable”, ante el futuro que viene a corto plazo porque habrá menos agua y la modernización permite “seguir cultivando y teniendo rendimiento”, además de colaborar en la lucha contra el cambio climático y cumplir con la agricultura verde que llega de la Unión Europea. Además, “las nuevas tecnologías también dignifican la agricultura y la ganadería, permiten la incorporación de jóvenes y, sobre todo, que tengamos la posibilidad de mayores superficies por cada uno y poder cultivar todas las hectáreas aunque queden menos agricultores”. Es, resumió, “uno de los avances más importantes de la zona”.

Esta actuación en la provincia de León forma parte de un conjunto de obras en modernización de regadíos, 45 en total en el país en una primera fase, que suman una inversión pública de 332 millones de euros. Con la aportación de los regantes, movilizará un total de 500 millones de euros en toda España”, según explicó la delegada del Gobierno en Castilla y León, Virgnia Barcones. Además, en Castilla y León, añadió, Seiasa realiza 65 actuaciones con inversión de más de 530 millones de euros. Entre ella, “la  modernización del canal de Villadangos con 23 millones de euros”.

 

Los sectores I y V no quieren modernizarse

Con la modernización de los dos sectores II y III, en la Margen Izquierda del Porma quedarían por modernizar el I y el V que han votado que no quieren cambiar su manera de regar en votaciones con el 80 y el 70% en contra, respectivamente. A corto plazo, avanza Llorente, “el problema va a ser muy serio para los que queden por inundación porque, probablemente, la próxima campaña habrá reducción de dotaciones y muchas de las hectáreas de inundación no se van a poder regar si no hay rotación”. “Llevamos 12 años dándoles oportunidades, no han querido y cada uno será consecuente de los problemas que va a generar en su explotación y sus zonas. Si siguen votando los propietarios, no podrá salir adelante”, añadió.

Esas votaciones en contra al cambio del regadío, expuso, se producen  en las vegas y las riberas, donde habitualmente han tenido agua para regar, mientras que “zonas donde no hay casi ni un arroyo, como el Páramo y Payuelos, se han adelantado y modernizado y van a usar la mayoría de las aguas de la provincia”.

En la presentación del convenio que se firmará el 20 de diciembre, en la sede de la Comunidad de Regantes de la Margen Izquierda del Porma, en Cabreros del Río, también participaron el presidente de la Diputación, Eduardo Morán, y el subdelegado del Gobierno, Faustino Sánchez.

Sección: 

Provincias: