Los trabajadores de Sada, atónitos ante el cierre: «Matamos el 100% de la producción de pollos, no sospechábamos esto»

Javier Soriano

5 de diciembre de 2016

“No nos lo esperábamos en este momento”. Así de sorprendida se mostraba la plantilla de trabajadores del matadero de pollos Sada después de enterarse el pasado viernes del cierre que plantea la empresa perteneciente a la holandesa Nutreco para la factoría de Valladolid.

Este mediodía se reunían con parte de la corporación municipal del Ayuntamiento de Valladolid en busca de un apoyo institucional que, tal y como ha ratificado Manuel Saravia, Alcalde accidental estos días, tendrán todos los trabajadores: “Nos pondremos en contacto con la empresa pero consideramos que es un asunto en el que se tiene que tomar cartas” expresaba, instando a la Junta de Castilla y León a que haga lo propio y tome una postura firme respecto a este cierre tal y como ha ocurrido con otros cierres como el de Lauki con la intervención de la Fundación Anclaje.

EN DOS DATOS
  • Entre empleos directos e indirectos, podrían ir a la calle unas 160 personas vinculadas con el negocio.
  • La empresa mata unos 35.000 pollos al día

Cerrojazo que pilló por sorpresa a los trabajadores tal y como han expresado esta mañana, al enterarse por los medios de la decisión de prescindir de sus 82 empleados directos, otros 57 en una cooperativa y otros puestos indirectos de mantenimiento o limpieza: “Esperemos que en la reunión del día 7 con la dirección nos den una explicación real” aseguraba nieves Muñumer, portavoz del Comité de Empresa.

«No es que creamos que sea una deslocalización, es que estamos seguros de ello»

El matadero concluyó hace unos meses una obra de ampliación con la construcción de nuevas instalaciones que les permitirían un mayor ahorro energético y en la que se gastaron cerca de 600.000 euros, por lo que no entienden la decisión tomada hace tan solo unas horas de cerrar y creen, más bien, que se debe a una maniobra de deslocalización: “No es que lo creamos, es que estamos seguros” espetaba Muñumer.

En el comunicado emitido el viernes también se intuían posibles razones urbanísticas por las que esta nave, situada en el Camino Viejo de Simancas habría decidido echar el candado, pero tal afirmación ha sido desmentida tajantemente por Saravia asegurando que en caso de ampliación podían “perfectamente adquirir” las parcelas adyacentes. La situación, no en vano, no parece al menos negativa en lo que a rentabilidad se refiere tal y como ha explicado el comité de empresa: “Matamos el 100 por cien de la producción diaria, no nos imaginábamos en este momento esto” explican.

«Annus horribilis» en el sector primario

Ahora, para valorar la situación, esperarán a la reunión que mantendrán el próximo miércoles mientras ya han anunciado una manifestación el mismo día de 11 a 13 horas de la mañana a las puertas de la empresa. El anunciado cierre culmina un “annus horribilis” para el sector primario después de la clausura de la factoría de Lauki en Valladolid y la que probablemente se lleve a cabo a finales del 2017 en la filial vallisoletana de Mondelez International.

Es más, la decisión tomada por Sada estos días, a juicio del Teniente de Alcalde, dificultará la labor negociadora al coincidir con estas fechas en las que cuadrar encuentros se torna realmente difícil: “Haremos todo lo posible” aseguró. Amarga navidad la que se les plantea.



Share This