Elena Rodríguez - Corresponsal en León - Agronews CyL

 

  • El sindicato UGAL-UPA pide a la Junta de Castilla y León que autorice las quemas controladas en el campo para acabar con los roedores

Una vez cosechado el secano, los topillos han comenzado a llevar sus huras a las zonas de regadío de la provincia de León y ya han llegado a muchas parcelas de hortícolas. Si la situación climatológica no cambia – con el calor, su reproducción es aún más rápida- la plaga en el regadío de la provincia de León será “muy importante”. Así lo cree el secretario general de la organización agraria UGAL-UPA, Matías Llorente que critica que la Junta de Castilla y León empezase “tarde” a luchar contra estos roedores “cuando se les avisó hace cuatro meses” del problema. Con la limpieza de cunetas, advierte, no es suficiente y, por ello, pide que se autoricen las quemas controladas para evitar una plaga que puede tener consecuencias “importantes” en la provincia leonesa.

La comarca de Sahagún, la más afectada, está “totalmente invadida” y “ya hay siniestros en alfalfas que se han dejado para semilla y se han comido todo el campo”. Ahora mismo, añade Llorente, ya hay topillos en todos los huertos de León, entrarán en las praderas, “que es lo que más les gusta” y atacarán “los prados, alfalfas y hortícolas”. Además, advierte, si llueve en septiembre sería el momento para sembrar la colza en secano y, “si no vienen condiciones adversas (que acaben con el roedor) se destruirían completamente”. Los topillos, además, comienzan a ser un problema sanitario por la enfermedad de la tularemia que transmiten a humanos a través del manejo de liebres o cangrejos infectados y, por ello, Sanidad ha advertido de que estos animales se manipulen con guantes. En definitiva, resume Llorente, “empieza a ser un problema sanitario y puede ser peligroso”.

 

Demasiado maíz

En la provincia de León este año hay sembradas de maíz 74.000 hectáreas (2.500 de ellas para forraje), lo que supone casi el 50% del total del regadío de la provincia. Un dato ante el que Matías Llorente lanza una advertencia, “no se puede tener un monocultivo” y recuerda que hay otros cultivos importantes para la provincia en los que hay que trabajar: el trigo harinero, el girasol, la alubia y la patata. Con la cantidad de maíz que saldrá este año en la cosecha, Llorente vaticina “problemas” en el almacenamiento y el secado, aunque no cree que haya bajada de precios porque recuerda que España importa 12 millones de toneladas de maíz.

Llorente tampoco termina de ver claro el futuro de la fábrica de Azucarera en La Bañeza porque entre las tres fábricas que la empresa tiene en Castilla y León (Miranda de Ebro, Toro y La Bañeza) solo molturarán la remolacha de 9.000 hectáreas, frente a las casi 14.000 de la única fábrica de la cooperativa Acor. Para que una industria molturadora sea rentable, explica, debería superar las 10.000 hectáreas para molturar un millón de toneladas de remolacha. En León, hay sembradas 4.400 hectáreas, de las que 1.300 se molturarán en Acor.

 

“Muy alarmante” espera de los jóvenes

En su análisis de la situación del sector en la provincia, Matías Llorente ha calificado de “muy alarmante” la espera de los jóvenes que se quieren incorporar al campo para conseguir las correspondientes licencias. Esperas que llegan a superar los 12 meses y por ello le pide a las administraciones implicadas mayor celeridad porque, relata, la CHD está tardando entre 6 y 8 meses para autorizar nuevos pozos y algo similar ocurre con las licencias de urbanismo y las dependientes de la Diputación.

Además, una vez que se incorporan, reciben importantes ayudas de la Junta de Castilla y León, entre 70.000 y 140.000 euros por explotación, pero después “ya no tienen asesoramiento” y es fundamental que “sigan contando con asesoramiento y formación”.

“Los pueblos no se pueden agrupar”

El sindicalista agrario ha aprovechado también para responder al vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, que el domingo en Riaño (León) abogó por la fusión de municipios y ha asegurado que desde la organización se oponen a esa agrupación porque “los pueblos no se pueden agrupar, donde hemos nacido queremos seguir viviendo”.  “Que un señor de la ciudad se levante un día, vaya a inaugurar no se qué y después de tomarse un vino diga que hay que agrupar los pueblos diga que hay que agrupar los pueblos, no”, “lo que exigimos es un mantenimiento de servicios, que es lo que necesita el medio rural como la cobertura, Internet, sanidad, enseñanza y comunicaciones”, por tanto, finalizó, “habrá que hablar de cómo se agrupan y se garantizan servicios, no agrupar los pueblos, es un despropósito total”.

 

XXXVII Fiesta campesina en Valencia de Don Juan

Matías Llorente presentó el programa de la  XXXVII Fiesta Campesina del sindicato, que se celebra el 1 de septiembre en el polideportivo de Valencia de Don Juan. El programa incluye pasacalles, comida campestre, actividades lúdicas, juegos tradicionales, concursos y entrega de distinciones a agricultores, ganaderos, jóvenes y colaboradores.

Sección: