Agronews Castilla y León
  • Los terrenos urbanos pagarán la contribución como si fueran rústicos donde no se haya podido construir.

 

El Tribunal Supremo emitió una sentencia el pasado 30 de mayo de 2014, por la que se señala que los propietarios de fincas recalificadas como urbanas pero que no han sido urbanizados o no se ha haya podido construir edificios pagarán el Impuesto de Bienes Inmuebles (la llamada contribución) como si fueran rústicos y no como urbanos como hasta ahora.

Algo que puede beneficiar a unos 900.000 propietarios en toda España que han visto como los Ayuntamientos recalificaban suelos rústicos a urbanizables, incrementando el cobro del Impuesto.

Realmente el problema llegó con la crisis y el final de la burbuja inmobiliaria, en el que propietarios, desde agricultores a constructoras se vieron en posesión de parcelas sin el rendimiento económico esperado pero con altas cargas impositivas, llevándoles incluso a perder sus propiedades.

Miles de contribuyentes, desde campesinos hasta empresarios, han visto cómo su recibo del IBI se disparaba durante estos años aunque su terreno siguiera siendo un campo de cultivo, que hacía que los recibos multiplicaran su valor hasta el punto de que en muchos casos el pago del IBI se hacia imposible, llevando a sus propietarios a perder sus propiedades.

El origen del fallo emitido por el Supremo está en un grupo de propietarios de suelo de Badajoz que iniciaron una reclamación para pagar el IBI como suelo rústico.  . Pese a que el Tribunal Superior de Justicia de Extremadura les dio la razón,  la Administración lo recurrió al Supremo ya que "la doctrina era gravemente dañosa para el interés general", finalmente el TRibunal Supremo ha dado la razón a los propietarios.

“En todo caso la sentencia no señala que el suelo deje de ser urbanizable, sino que su valor a efectos fiscales es rústico mientras no tenga un desarrollo urbanístico”. y la aplicación de la sentencia no es automática para cualquier propietario, ahora cada afectado tendrá que iniciar una reclamación  para conseguir esta disminución de valor y de impuestos.

Sección: