Agronews Castilla y León

La Federación Nacional de Comunidades de Regantes (Fenacore) urge al Ministerio de Transición Ecológica (MITECO) a aclarar si el sector podrá beneficiarse de la doble potencia eléctrica: una incertidumbre que amenaza con desangrar a los agricultores y que puede hacer inútil la medida, al anular el ahorro que conlleva abaratar la potencia de la luz en los meses de no riego.

Desde Fenacore se denuncia que la inacción del Ministerio que dirige Teresa Ribera puede desarbolar la rebaja de las tarifas de regadío, un ahorro crucial para el sector en medio de las tensiones inflacionarias, agravadas por el conflicto de Ucrania.

La Federación explica que la época de riego arranca en marzo y que desde el Gobierno se viene indicando que este punto de la Ley de la Política Agraria Común (PAC) no se resolverá hasta finales de diciembre: un plazo insuficiente que llevaría a los regantes a no poder beneficiarse de la potencia más barata, lo que a la postre supondría una amenaza para la supervivencia de muchos cultivos.

En este sentido, a la incertidumbre generada por el Gobierno se le une una contradicción: desde el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente se asegura que los regantes sí podrán beneficiarse de la doble potencia mientras que desde Transición Ecológica las respuestas son ambiguas.

Una ambigüedad que no existe en la ley de la Cadena Alimentaria, la cual incorpora una intención clara en su articulado: “el Gobierno posibilitará la contratación de dos potencias eléctricas a lo largo del año, discriminando la época de riego y la de no riego”. Sin embargo, esta última ley adolece del desarrollo reglamentario correspondiente al MITECO, tal y como lamenta Fenacore.

La disposición que recoge la doble potencia es una necesidad que viene de lejos: esta cláusula también se incluyó en la Ley de la sequía de 2018 y en la enmienda aprobada en el marco de la negociación de los Presupuestos Generales del Estado de 2021. No obstante, la lentitud en el trámite impide a los profesionales encarar la actual escalada de la luz, que ha disparado más de un 600% la factura de los regantes y podría provocar cortes de suministro en el sector.

Esta subida de los precios viene agravada, además, por los problemas de sequía: causante de pérdidas millonarias y que puede acentuar la crisis alimentaria que nos acecha.

Recientemente, en el marco de la Cumbre del Clima (COP27), España y Senegal lanzaron una alianza internacional contra la sequía con la que se pretende crear una «plataforma política colaborativa». No en vano, Fenacore considera que tiene poco sentido pretender crear esa plataforma colaborativa a nivel mundial cuando internamente, en España, sufrimos una peligrosa descoordinación e ineficiencia por culpa de la transferencia de competencias entre ministerios.

De ahí, según Fenacore, la urgencia de implementar un plan de acción política integral y transversal que incumba a Agricultura, MITECO y Hacienda para, además de luchar contra la sequía, impulsar medidas que alivien la crítica situación que atraviesa el campo, entre las que destacaría la posibilidad de contratar la doble potencia.

Sección: