Se acerca mediados y finales de Agosto y con ello la campaña de miel de verano y otoño. Son muchos los preparativos que hay que llevar a cabo por parte de los apicultores para afrontar esta campaña.

La campaña en general como venimos viendo todo el año, es mala, es un año muy irregular y a la vez tardío en el sentido de atrasadas las floraciones y muy castigadas estas por las condiciones climatológicas. Hemos tenido un verano en el cuál ha hecho de todo. Ha hecho frío, demasiado en las alturas incluso llegar a escarchas por las noches en pleno Julio. También hemos sufrido tormentas con granizo cuando por ejemplo los robles en algunas zonas ya estaban echando la bellota, y machacó literalmente las hojas y las bellotas pequeñitas aún. Después como no podía ser de otra forma ha hecho calor, no demasiado pero algunos días un calor muy bochornoso y esto junto con lo otro produce una sequía muy severa. Para rematar el mes de Agosto está siendo ventoso. Muy ventoso por las tardes y por las noches. Tenemos actualmente una climatología de desierto.

A pesar de todo esto el apicultor deberá recorrer sus colmenares en breve. Poca o mucha miel, debemos mirar ahora todas nuestras colmenas para prepararlas de cara al otoño y el invierno, dejando y repartiendo panales entre ellas para dejarlas suficiente alimento de cara a estas estaciones. No debemos olvidar que ahora es cuando se realiza el tratamiento más importante contra la Varroa. Según los casos, pero la mayoría de apicultores aprovechan que ahora hay que mirar todas las colmenas para introducirlas tratamiento contra Varroa.

En estas campañas de miel de verano y otoño es muy importante observar las cantidades de polen que puedan quedar dentro de los panales de las colmenas, puesto que con ese polen las reinas realizarán unas últimas puestas llegado el momento, para pasar con esas abejas el invierno. Ahora es muy importante las últimas floraciones que se le puedan ofrecer a nuestras colmenas. Así en la parte de montaña florece estos días el biércol, que por lo que hemos comentado no viene muy bien, pero el incansable trabajo de las abejas hará que algo puedan aprovechar de esta flor.

No olvidemos tener puesta a punto toda nuestra maquinaria que ha estado parada mucho tiempo y que muchas veces cuando las necesitamos nos fallan de algún sitio. Es muy importante revisar los camiones, tanto el aire de las ruedas, que por el hecho de estar paradas tienden a perder aire,  como alguna posible pérdida de aceite. No olvidemos probar en almacén los estractores y desaperculadoras antes del día que queramos sacar la miel. Evitemos sorpresas.

Con todo esto solamente desear buena cosecha a todos los apicultores y aprovechar los últimos días festivos que nos quedan de pasar junto a nuestras familias, porque no olvidemos que la mayoría somos TRASHUMANTES. Buena campaña amigos.

Enrique Canete

Apicultor

Sección: