José Ignacio Falces Yoldi - Agronews CyL

Recientemente, la Consejería de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León ha publicado la primera estimación de la renta agraria de 2018 que ha situado en los 2.771,13 millones de euros que suponen un amplio incremento tanto en relación al 2017, cuando la fuerte sequía penalizó con fuerza al sector hasta situarse en los 1.592 millones o en 2016 cuando fue de 2.641,7 millones.

Si tradicionalmente la principal referencia se hace hacia el valor de las producciones en esta ocasión nos vamos a fijar en los gastos que tienen los agricultores y ganaderos durante una campaña: los consumos intermedios.

Estas variables supusieron en Castilla y León, en 2018, 3.665,04 millones de euros, de los que el 53% se concentran en los piensos que suman 1.969,26 millones. Otro coste significativo lo suponen los “fertilizantes y enmiendas” que en esa campaña han llegado a suponer 415 millones, seguidos de “la energía y lubricantes” que alcanzan una cifra de 283,58 euros.

“Mantenimiento de material” con 197,52 millones de euros, los “productos fitosanitarios” con 122,57, los “gastos veterinarios” que alcanzan los 104,68 millones de euros son los otros tres apartados que superan los 100 millones de euros.

Otro aspecto fundamental en la economía agraria y que en muchos casos se olvidan son las “amortizaciones” que, en la campaña pasada, alcanzaron los 705,25 millones de euros.

Aquí conviene señalar que por la PAC los agricultores y ganaderos de Castilla y León recibieron en ese año 887,05 millones de euros.

LAS PRODUCCIONES

Las producciones de la rama agraria alcanzaron, en 2018, los 6.293,12 millones de euros, la vegetal sumo 2.923 (en la 2017 como consecuencia de la sequía cayó hasta los 1.555 millones), la animal 2.998,41 (ligera subida frente a la campaña previa desde los 2.943), a la que se añaden las producciones de servicios con 103,8 millones y otras producciones con 267,7 millones.

Cereales y porcino son los dos únicos apartados que superan los 1.000 millones de euros, 1.456,60 millones en el caso de los primeros (en 2017 apenas fueron 598,8) y 1.096 en el segundo.

Forrajes, cultivos industriales y el vino suman 371,5 millones, 306,40 y 242,64 millones. La patata alcanza los 188,62 millones y las hortalizas los 156,06 millones.

Mientras que en los apartados ganaderos la suma de las distintas leches suma 545 millones de euros, en 2017 fueron 536; el vacuno los 646,78 millones, el ovino y caprino aporta 203,32 millones mientras que los huevos alcanzan los 247 millones y la ganadería aviar 186,41 millones.