Diego Villacorta - Agronews CyL
  • La Agencia Estatal de Meteorología en Castilla y León ha realizado el balance de este verano en la comunidad caracterizado por las elevadas temperaturas y humedad.

Que en verano hace calor no es una novedad, pero que las temperaturas superen a lo registrado habitualmente y, sobre todo, que la tendencia continúe en esta línea, sí lo es. La Agencia Estatal de Meteorología ha realizado el balance de la última estación estival en Castilla y León, caracterizada por un mes de junio normal con 4,5 ºC menos de temperatura media, un julio que apenas sufrió variaciones respecto a lo habitualmente contabilizado -especialmente fresco hasta el día 22, fecha en la que se inició la primera ola de calor- y un mes de agosto que supero en grado y medio la temperatura promedio de Castilla y León.

 

El Delegado en Castilla y León de la AEMET Juan Pablo Álvarez aseguró que el verano ha sido entre húmedo y muy húmedo: “Ha llovido en torno a un 40 o 50 por ciento por encima de lo normal y de hecho en el observatorio de Ponferrada tiene el valor más alto de precipitaciones en los tres meses de su serie histórica”. De las cinco olas de calor de 2015 se ha pasado a una sola ola de calor vivida en la primera semana de agosto, aunque el resto de días las temperaturas han estado sobre los 30ºC.

 

A eso se suman las tormentas que han traído numeroso aparato eléctrico hasta Castilla y León: “Se han registrado 48.629 rayos y desde que en 2001 tenemos registros, es el quinto verano con mayor cantidad de registros. Ha habido mucha actividad de descarga entre nube y nube aunque nuestros aparatos cuentan la que cae al suelo, la que hace daño” asegura Álvarez.

 

EN DOS DATOS

  • La temperatura promedio en verano en Castilla y León ha sido de 20,7 ºC, lo que supone un incremento de siete décimas respecto a lo habitualomente registrado.
  • Ávila, Zamora y Ponferrada superaron el promedio con 1 grado más de media de temperatura.

Las lluvias se han distribuido de manera heterogénea a toda la comunidad, con provincias por encima de lo cuantificable excepto en  Ávila, Salamanca y Segovia cuyo carácter ha sido entre normal y seco. Aún así salvo Tierra de Campos que ha tenido algunas precipitaciones más bajas, han superado en casi un 50 por ciento lo que se registró el año pasado, el más seco del siglo XXI. El nuevo año hidrológico, que arranca el 1 de octubre y que en cuanto a las temperaturas podría estar sobre lo normal: “Probablemente el otoño sea cálido pensando en el mes de octubre, mientras que en precipitación no se espera que haya grandes oscilaciones”.

 

El problema ahora radica en las provincias del este, sobre todo Soria y Ávila que con el fenómeno de la Gota Fría que llega desde el Mediterráneo podría meterse al interior peninsular y dejar precipitaciones en las próximas semanas. Así pues las labores en el campo podrían verse afectadas, pero sobre todo en el otoño las tareas micológicas podrían mermar por la ausencia de lluvias. Al tiempo.

 

Sección: 

Provincias: