Agronews Castilla y León

 

  • Santiago Borrego, presidente de la IGP Ternera de Aliste, expuso los valores y dificultades de la misma

La importancia de las Indicaciones Geográficas Protegidas fue el tema desarrollado esta tarde dentro de las Tribunas Agropecuarias que organiza el Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Castilla y León y Cantabria. Solamente en la región se cuentan más de medio centenar de productos agroalimentarios acogidos a dicha marca. Carnes, embutidos, quesos, vinos, frutas y legumbres (entre otros) disfrutan de la protección oficial de la misma.

Uno de ellos es la Ternera de Aliste, una “producción casi-artesanal de pequeños ganaderos”, cuyo presidente es el ingeniero agrónomo Santiago Borrego, autor de la conferencia de esta tarde en Valladolid. Para conseguir el distintivo IGP Ternera de Aliste, hubo que demostrar que el producto tiene unas características específicas que lo distinguen de otros similares y que se deben, en gran medida, al medio geográfico en el que se produce: la comarca zamorana del mismo nombre, ubicada en la zona oeste de la provincia, y que puede incluir a Sayago y Sanabria. La presentación del conferenciante corrió a cargo de Fernando Lázaro, Subdirector de Calidad y Promoción Alimentaria del ITACYL.

Durante su intervención, Borrego manifestó su confianza en que el reconocimiento como IGP suponga “un nuevo hito en la historia de esta carne, cuya producción, comercialización y consumo se espera que sea un factor de desarrollo de la zona”. No obstante, antes de alcanzar tal distinción fue preciso recorrer un “largo y farragoso proceso administrativo”, aunque añadió que “vale la pena” seguirlo porque las ventajas de estar amparados son notables.

El Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos se propone analizar en futuras tribunas el potencial agroalimentario de otras figuras similares acogidas a la marca “Indicación Geográfica Protegida”.

Provincias: