Diego Villacorta - Agronews CyL
  • Frente a las puertas de la Consejería de Agricultura y Ganadería, decenas de manifestantes han pedido unos precios más justos para cada litro de leche que entregan.

Dicen algunos llevar con esa situación “40 años”; A otros les preocupa el futuro y el poder dar a sus hijos una educación completa; Pero todos han hecho presente su hartazgo esta mañana frente a la Consejería de Agricultura y Ganadería por las pérdidas generadas, a su juicio, por la distribución y la industria… y la pasividad de la administración autonómica.

 

Cerca de doscientos ganaderos de ovino de leche se han concentrado hoy en Valladolid bajo el lema “sin precios justos, la ganadería se acaba”. Convocados por las organizaciones agrarias ASAJA y UCCL, los productores denuncian que en la actualidad el precio por litro de leche de oveja que entregan está en Castilla y León cinco céntimos por debajo de la media en España -0,71 euros frente a los 0,76 euros- mientras que en otras comunidades como Castilla-La Mancha los precios están situados a 0,85 euros/litro: “La industria está haciendo un flaco favor al sector y se está pegando un tiro en el pie, porque la media de ganaderos de ovino de leche tiene 55 años, la gente joven va a ser la que primero si irá, si no se toman medidas urgentes” explicaba Jesús Manuel González Palacín.

 

Dujo: "No vamos en contra de la consejera sino que queremos que hagamos fuerza frente a industria y distribución"

Por su parte Donaciano Dujo se hacía una pregunta: “¿Por qué a nosotros nos pagan por debajo del coste de producción si nosotros hacemos un queso de excelente calidad y por qué se hace si las industrias y el 60 por ciento de la producción está aquí? Esa es la pregunta que queremos que hoy nos respondan”. Apuntan directamente a las industrias como responsables pero también a la administración autonómica como "partícipe" de una situación en la que no ha sabido mediar: “Solicitamos una función de arbitraje  de la consejería para que las ayudas que se les dé a la industria se vinculen a un compromiso de buenas prácticas que evite el abuso”.

 

Tienen claro que son las industrias las que fijan el precio, respondiendo así a las palabras de Milagros Marcos quien aducía que la Junta “No tenía ningún poder de decisión sobre los precios finales del producto” pero creen que se puede hacer más. Así lo dejaron claro el pasado martes cuando explicaban las OPAs que la Junta no les había dado toda la información sobre el estudio de costes del precio del ovino del que pidieron celeridad el pasado mes de mayo: “Pedimos que nos digan los parámetros que se han tomado para obtener la cifra que les han dado -estiman el precio ideal en 0,84 euros el litro- y hablar de un precio medio que permita ayudar a las explotaciones de ovino más eficientes” aseguraba Palacín.

 

A ello añadía Dujo que “no piden” que los estudios sean públicos con nombre y apellido pero que pueda servir de base para negociar un precio mínimo: “queremos que la consejera aproveche esos datos para hacer fuerza frente a la industria y la distribución. Si no lo quiere entender tiene un problema, los ganaderos se arruinan, y no sabe en qué consejería está”.

 

Las opiniones

Mientras los manifestantes expresaban a Agronews su situación, que en muchos casos les podría abocar al cierre de su explotación. Manuel es uno de ellos: “Estamos trabajando un montón de horas, sacando todo lo que podemos de las ovejas para que luego se nos pague un precio ridículo”. A ello añadía otra ganadera que “cuanto más grande es la explotación más pérdidas generan. No quiero ni calcularlas porque, si lo hago, tengo que regalar las ovejas”. Otro de los productores es igual de tajante: “Muchos no se explican por qué nos seguimos levantando a las 7 de la mañana si producimos a pérdidas, muy sencillo, porque no tenemos otro sitio donde ir” lamenta.

 

Situación del pasado con repercusión en el presente y temor en el futuro. Gloria, hija de dos ganaderos vallisoletanos, teme que no puedan pagarle sus estudios universitarios si la situación sigue así: “La situación está mucho peor, porque no es solo los precios sino el ánimo que tiene tu familia; Ves a tus padres trabajar todos los días y notas que no tienen la recompensa que ellos creen que vana tener, intentas ayudar y no consigues nada”. Ella, como tantos otros jóvenes cree que puede empeorar si se mantienen estos precios: “Ves que se están riendo a tu cara” zanja. El futuro pinta, más bien, negro.

 

 

Sección: