Agronews Castilla y León

 

  • Se trata de un estudio realizado por el sindicato agrario LDM para una granja con 210 vacas y 150 hectáreas de tierras

¿Cuánto capital deben invertir los jóvenes ganaderos para iniciarse en la producción de leche? Los compañeros granjeros de LDM en Dinamarca respondieron la pregunta para su país y como ejemplo de una granja con 210 vacas y 150 hectáreas de tierra.

El capital inicial requerido para este tamaño de granja en Dinamarca es de aproximadamente 3,87 millones de euros, desglosado en:

  • 2,3 millones de euros por bienes inmuebles e inmovilizado
  • 1,2 millones de euros para la financiación de rebaños, equipos y bienes muebles
  • Gastos de venta, generales y administrativos por importe de 70.000 euros, y
  • Costes iniciales de alimentación, costes operativos etc. de 300.000 euros.

Esta cantidad de 3,87 millones de euros se puede financiar a través de:

  • Patrimonio por importe de 200.000 euros
  • Un préstamo participativo de 500.000 euros (con un 9% de interés)
  • Un préstamo hipotecario a 30 años de 1,9 millones de euros
  • Un préstamo bancario a 15 años de 1 millón de euros, y
  • Un préstamo de capital de trabajo de 300.000 euros.

Para la finca, esta financiación supone unos pagos anuales de intereses y principal de 270.000 euros.

Un desglose de estos y otros costos para la granja muestra, según el informe del sindicato agrario LDM, que los ingresos por vaca deben ser de 1.560 euros para cubrir todos los gastos en intereses, cuotas y salarios. Si se tiene en cuenta la remuneración del ganadero, esto equivale a un ingreso necesario de 1.882 euros por vaca .

Según LDM Dinamarca, para un hombre o una mujer joven es prácticamente imposible en este momento permitirse financiar una granja lechera en ese país con sus propios fondos. La organización danesa dice: “Tienes que tener padres que le presten a su hijo parte del dinero, o de alguna manera compartir una finca por algún tiempo con el dueño anterior”.

“Es por eso que los agricultores de Dinamarca están envejeciendo cada vez más, porque no pueden vender su granja a un precio que cubra sus préstamos. En los últimos doce meses, el 5% de las granjas lecheras han cerrado. Las tierras de cultivo son fáciles de vender a los fondos financieros, pero no el ganado”. Eso, dice LDM, pone a la producción de leche en Dinamarca en una situación complicada.

Sección: