Agronews Castilla y León

En su última reunión previa a Potato Europe 2022, el NEPG, agrupación de productores de patata de Países Bajos, Bélgica, Alemania y Francia, estima que la producción  de patatas esa zona se reducirá entre un 7 y un 11

La superficie final dedicada a este cultivo de la zona NEPG en 2022 será de 510.938 hectáreas, lo que supone un aumento global del 3,2% en comparación con el año pasado, y un incremento del 1,7% en comparación con la media de 5 años. Los productores holandeses plantaron un 7,7 % de hectáreas más que en 2021.

En función de las ganancias finales de crecimiento vegetativo, la producción, en esa zona, debería variar entre 20 y 21 millones de toneladas.

Tras un verano largo e inusualmente muy seco y caluroso, la producción de patatas se ha reducido en toda la zona NEPG. La situación varía según los países y las regiones, siendo los agricultores belgas y franceses los más afectados (alrededor de un 20% menos en el caso de los belgas), y los holandeses mucho menos, sobre todo los del norte de los grandes ríos, donde se registraron más precipitaciones. Algunos agricultores no podrán cumplir los contratos previstos debido a los bajos rendimientos.

El verano de 2022 se registrará como un año difícil y muy costoso, ya sea porque los rendimientos por hectárea son bajos, pero también porque los costes de energía y de riego fueron mucho más elevados.

Las olas de calor que sufridas a lo largo del verano habrán causado algunos problemas de calidad y de almacenamiento. Hay informes que hablan del pequeño tamaño  de los tubérculos. Aunque la lluvia mejore la situación del suelo y las condiciones de cosecha, aseguran en un comunicado de prensa, los "golpes" podrían ser un problema durante el levantamiento. La germinación temprana en los almacenes también dificultará y encarecerá la próxima temporada de almacenamiento. Las pérdidas de peso y los niveles de desperdicio (debido, entre otras cosas, a los "golpes") serán probablemente mayores.

A diferencia de la campaña 2018-19, en la que se introdujeron patatas procedentes de otras partes de Europa (principalmente de Polonia), esta temporada no vendrán patatas de otros lugares, mientras que las necesidades de los procesadores han aumentado considerablemente en los últimos años.

¿Qué deben plantar o sembrar los agricultores la próxima primavera?

Los precios actuales de los contratos para 2022 - 2023 se firmaron a principios de año, eran aceptables, pero después de que comenzara la guerra, y durante todo los últimos 6 meses, los costes de producción han aumentado drásticamente. Los precios actuales de los contratos no cubren los costes adicionales a los que se han enfrentado los agricultores y a los que se enfrentarán en las próximas semanas y meses. Con el mercado de compra libre estable en 25 euros/100 kg, y las cotizaciones futuras del mercado para abril de 2023 no muy superiores, los agricultores están muy preocupados por sus ingresos de patata. El aumento de los costes debe ser compartido por toda la cadena de la patata.

Con unos costes muy superiores (electricidad, gasóleo, fertilizantes...) y unos riesgos más elevados relacionados con el cambio climático y la guerra en Ucrania, algunos agricultores de patatas se preguntan qué deben plantar o sembrar en la primavera de 2023. Sin garantías por parte de los compradores, los productores de patatas podrían acabar decidiendo plantar o sembrar más cultivos alternativos.

 

Sección: