Agronews Castilla y León

 

  • La media es de 5 kilos por colmena. La sequía de la primavera y las tormentas que 'lavan' las flores son la causa del mal dato

No corren buenos tiempos para el sector apícola en la provincia de León que, pese a ser cada vez más profesional, encadena el cuarto año de mala cosecha. Este 2019, según el presidente de la Asociación Leonesa de Apicultores, Javier Morán, la “producción ha sido nefasta”, la causa hay que buscarla en la climatología, el exceso de temperatura en primavera que “coincidió con diferentes floraciones y secó las flores hasta dejarlas sin polen ni néctar  para las abejas” y las tormentas que 'lavaron' las flores.  Este año, calcula, de media se sacarán 5 kilos por colmena, o “incluso menos en algunas zonas cuando lo habitual son 20 kilos”, por tanto se van a perder  500.000 kilos que “lastran” el bolsillo de los apicultores profesionales por cuarto año consecutivo.

El sector es cada vez más profesional y lo dicen los datos, hace 3 años había poco más de 50 apicultores profesionales y hoy superan el centenar los que viven únicamente de este sector.

Javier Morán asegura que uno de sus objetivos cuando, hace tres años, llegó a la presidencia de la ALA era profesionalizar el sector, en este tiempo se ha pasado de 50 a más de 100 apicultores, pero sigue habiendo productores con instalaciones “suficientes” que no se ha profesionalizado “porque hay una ley de la Junta de Castilla y León que permite al consumidor primario vender sin etiqueta, eso ahorra una serie de gastos”, pero él cree que hay que “cambiarlo, porque aunque haya gastos hay que demostrar que, en León, hay una producción importante y de calidad”.

 

El problema del precio

Como ocurre en la mayoría de productos primarios, la miel no escapa a los bajos precios, una situación que ha empeorado tras el acuerdo firmado por Bruselas con Mercosur que “permite introducir 400,000 toneladas de miel sin pagar arancel ni impuesto” y con unos controles que permiten la entrada de “una miel de muy baja calidad y con precio muy bajo”. Esa miel llega del primer productor mundial, Argentina, pero también se han incorporado otros como Chile, México o Brasil.

Paradójicamente, España es importador de miel, pero la que se produce aquí se exporta a otros países porque el consumidor español apuesta por mieles más baratas y de menos calidad. “No producimos lo que consumimos, pero tenemos que exportar la miel porque no consumismo lo que se produce aquí, es así de triste”. La miel de León, explica Morán, está muy demandada por “todos los grandes distribuidores y exportadores porque la necesitan para hacer sus mezclas con las mieles de peor calidad que exportan” y eso es porque “la miel de León tiene parámetros de calidad superiores a la media que están certificados”.

Recientemente se ha conseguido un etiquetado más claro para la miel que tiene que recoger el país de origen y el porcentaje de la miel utilizada, en el caso de mezclas, pero Morán es escéptico sobre la repercusión que este etiquetado pueda tener sobre el precio y sobre las ventas, considera que es muy importante que el consumidor tenga toda la información, pero no cree que al apicultor le vaya a ayudar a vender más y mejor.

 

IGP Miel de León en el horizonte

El sector apícola de León trabaja para conseguir el certificado de calidad Indicación Geográfica Protegida, recientemente han presentado ya el anteproyecto al Instituto Tecnológico Agrario de  Castilla y León que, en estos días, solicitará las correcciones pertinentes, y una vez finalizada toda esta documentación, se tardarán dos años en conseguir el sello IGP. Durante ese tiempo se realizan controles en los colmenares, se certifica la trazabilidad de la miel y otras medidas necesarias para que la etiqueta de los tarros de miel de León lleven esas tres siglas que certifican su calidad.

 

Son ganadería, pero con menos cobertura de seguro

La apicultura es la ganadería de menor tamaño, a la hora de recibir indemnizaciones por daños provocados por sequía, Morán denuncia que Agroseguro los considera ganadería, “pero como una ganadería diferente y no cubre los daños por sequía”. Además, añade, “en Castilla y León no están contemplados los daños por abejaruco que ataca a las colmenas, no hay protocolo de actuación contra el abejaruco para que Agroseguro cubra los daños”. Es decir, resume, “no tiene lógica en el 2019 que seamos ganaderos y no tengamos las coberturas que tienen otros”.

Sección: 

Provincias: