Agronews Castilla y León

 

  • ASAJA, UPA y COAG en Castilla y León han realizado una marcha desde la Delegación del Gobierno hasta la Consejería de Agricultura en Valladolid para pedir ayudas a ambas instituciones ante la situación derivada de la crisis energética

Son más de 40.000 las explotaciones dedicadas al sector primario en Castilla y León. Cientos de ellos se han trasladado hoy hasta Valladolid, donde se ubican las sedes tanto de la delegación del Gobierno central como de la Junta para pedir ayudas. Unas ayudas que han cifrado en más de 1.000 millones de euros y que supondrían taponar -al menos de momento- la sangría producida en las producciones de este año, mermadas por la sequía y el encarecimiento de la energía.

El otoño que hoy arranca no es mucho mejor ya que la sementera actual está en riesgo si los costes siguen tan elevados y no se ponen ayudas directas al sector. A muchos, de hecho, les sale más rentable, o menos costoso, dejar de sembrar: “Si no tenemos nosotros tope y esto se incrementa un 300 por cien, cómo no se va a incrementar un 14 por ciento la cesta de la compra, si es que va a haber hasta desabastecimiento de productos básicos”, auguraba Donaciano Dujo, presidente de ASAJA en Castilla y León.

Preguntan a la Junta dónde están las ayudas y propuestas legislativas prometidas mientras se multiplica por dos el gasóleo, los abonos por cuatro y la electricidad cuesta seis veces más: “Que se dejen de milongas y se pongan a hablar de lo que necesitamos los ganaderos, necesitamos certidumbre; el agricultor y el ganadero que vive de esto el próximo año de seguir así se va a arruinar” añadía Aurelio González, secretario de UPA en la comunidad.

A ello, denunciaban, se unen las tarifas para el regadío que se han incrementado este año respecto al anterior, “más del doble” en algunos casos y, por si fuera poco, ante el posible cerrojazo de Putin al gas, las tarifas se han triplicado en muchas de las cabañas ganaderas y explotaciones agrarias: “Si pagábamos de media unos 6.000 euros el año pasado, este año hemos estado pagando hasta 18.000”, denunciaba.

Por su parte, desde COAG Castilla y León pedían un plan de choque y una fiscalidad acorde como sucede en otros países de la Unión Europea: “Tenemos que tener un plan de financiación con unos costes que cubran lo que se va a generar tanto en secano como en regadío, además de lo que va a suponer para la sementera”, explicaba Lorenzo Rivera. Son muchas las facturas que se acumulan estos meses. Por eso creen que el IVA reducido al 10 por ciento para los regantes que no puedan desgravarlo podría ayudar a aliviar la situación: “Se hace en Italia” añadía.

Gerardo Dueñas insiste en que la mayoría de peticiones son al Gobierno central

Estas protestas han sido contestadas hoy por el consejero de Agricultura Gerardo Dueñas, que ha visitado Soria en la mañana de hoy. Entiende que la mayoría se dirigen al gobierno central y exige de nuevo, ante la situación, convocar la Mesa Nacional de la Sequía: “Se tiene que hablar ahí de bonificaciones fiscales y de IBI además de otras vinculadas al incremento de la capacidad de almacenamiento, regulación de cuencas o al Plan Hidrológico”.

La Junta ha anunciado que continuará poniendo ayudas, cerca de 15 millones de euros, dirigidas a las aves de puesta, pavos, terneros cebados en propia explotación o porcino además de remolachas o patatas para aquellos que hayan tenido un incremento en los costes como consecuencia derivada de la guerra en Ucrania. Ayudas que espera un sector al que, sobre todo tras esta última sequía, se le agota la paciencia.

Sección: