Elena Rodríguez - Corresponsal en León - Agronews CyL

 

  • Esta semana comienzan las siembras de maíz que volverán a batir récord de superficie con 75.000 hectáreas, el 55% del total de regadío de la provincia

La remolacha cede terreno y la climatología no ha permitido sembrar el cereal y eso deja el espacio perfecto para el cultivo de maíz en la provincia de León que, de nuevo, se convertirá en la mayor productora de España y batirá un nuevo récord de superficie con unas 75.000 hectáreas en total, eso supone el 55% del total de la superficie de regadío que tiene la provincia.

En la campaña que está a punto de cerrarse se sembraron alrededor de 72.000 hectáreas que permitirán un nuevo récord de cosecha, pero no porque el rendimiento haya sido mayor que el año anterior, sino porque ha habido más superficie, según Matías Llorente, secretario general de UGAL-UPA. Este año, los agricultores leoneses han recogido, de media, entre 12.000 y 14.000 kilos de maíz por hectárea. “Curiosamente, mientras en las demás provincias se abandona el maíz, León aumenta”, asegura, y lo hace “por dos condiciones, porque otros cultivos como remolacha está cayendo y también el cereal, que se no se ha podido sembrar, y, en segundo lugar, porque hay agua. Las 135.000 hectáreas de regadío es porque hay agua en los embalses”. Según el último dato de la Confederación Hidrográfica del Duero, los cuatro embalses de León están casi al 88% de su capacidad, la misma cantidad que había hace un año y un 10% más que la media de la última década.

La cosecha en León está a punto de finalizar, según la Lonja de León será de 900.000 toneladas (https://www.agronewscastillayleon.com/se-cierra-la-cosecha-de-maiz-en-leon-con-una-produccion-de-900000-toneladas-mientras-que-la), y ya quedan pocas parcelas por recoger en el Páramo Bajo y Los Payuelos.

Una buena campaña con dos “situaciones distintas” para los agricultores, “los que han vendido durante la campaña han cobrado entre 170 y 180 euros la tonelada” y ahora se da una “situación que nunca se había vivido por consumo de los chinos, que se llevan maíz y soja y la tonelada vale 240 euros”. Llorente expone que aquellos que no pertenecen a cooperativas “van a tener perdidas de 35 euros por tonelada” y eso, en total, suma “pérdidas de 30 millones de euros para los que vendieron su maíz en la campaña de recogida”.

 

El problema de los ecoesquemas

Conducir por terrenos de regadío del sur de León en verano es similar casi a hacerlo por Estados Unidos, con fincas de maíz a izquierda y a derecha de la carretera, ahora mismo ese cultivo ocupa el 55% del total del regadío, el máximo que se permite actualmente es el 70%, pero en el debate de los ecoesquemas a partir de 2023, explica Llorente, el Ministerio para la Transición ecológica plantea que no se pueda superar el 50% de la superficie, lo que sería “un palo considerable” para una provincia que este año sembrará entre 74.000 y 75.000 hectáreas de maíz  de las 135.000 totales de regadío, “se supera el 50%”.

 

Objetivo: 22.000 kilos por hectárea

Estos días, el campo está lleno de tractores preparando las tierras para la siembra que comenzará a mediados de la próxima semana y terminará en torno al 10 de abril, no se prevén lluvias fuertes y habrá que dar un riego de nascencia para este cultivo, lo que, a la larga, explica Llorente, puede suponer “un problema en las zonas de inundación” puesto que la dotación de agua por hectárea es de 6.500 m3.

El paso de cultivar maíz con riegos por inundación a aspersión supone un incremento importante del rendimiento, si se suma la agricultura de precisión y la fertirrigación se puede incrementar en un 25%. “Si aquí todos los agricultores pudiéramos hacer la fertirrigación que se exigirá en 2023, hacer teledeteción y agricultura de precisión, podríamos tener rendimientos más alto, el techo son 22.000 kilos por hectárea, de media por explotación, haciendo las cosas bien”. Un objetivo que ya consiguen algunos cultivadores y que Llorente espera alcanzar entre 2023 y 2025.

Tags: 

Sección: 

Provincias: