Elena Rodríguez - Corresponsal en León - Agronews CyL

 

  • Un grupo de trabajo, del que forma parte, entre otros, el Instituto de Biotecnología y la cooperativa LAR, ha comenzado a probar nuevas sustancias en campos de alubias y lúpulo

La Unión Europea va restringiendo el uso de fitosanitarios en el campo en su búsqueda por cuidar el  medio ambiente y la salud humana, esas prohibiciones han pillado a los agricultores, en muchas ocasiones, sin soluciones alternativas con las que evitar plagas y enfermedades en sus cultivos. Para poner solución a esta situación en la provincia de León se ha creado un grupo de trabajo denominado Agroinnova Go CyL que busca el “desarrollo y validación de compuestos naturales para el control de enfermedades en cultivos de la región”. De él forman parte empresas privadas, la cooperativa LAR y el Instituto de Biotecnología de Léon, el Inbiotec. Recientemente se ha celebrado una jornada en las instalaciones de la cooperativa, en Veguellina de Órbigo, para informar a los agricultores sobre la situación normativa fitosanitaria europea, las posibles soluciones para “un futuro incierto”, las investigaciones que se están llevando a cabo y cómo va la experimentación que ha comenzado en los campos de lúpulo y alubia.

Allí el director científico del Inbiotec, Carlos Barreiro, destacó que la situación que vive el campo ahora es una “de las raras ocasiones en las que llega la ley antes que la investigación, tienen restricciones y no hay alternativas. Lo que buscamos es que los cultivos sean igual de productivos y con menos de productos a añadirles, ése es el reto”. Desde hace casi un mes al Inbiotec han comenzado a llegar muestras de plantas que han sido tratadas con un producto alternativo que ha diseñado una de las empresas colaboradoras y no será hasta dentro de una semanas cuando se pueda cuantificar la efectividad de ese producto, “a ojo sí se ven diferencias, pero ahora hay que ponerle datos”, explica. En Inbiotec, añade, se pueden manejar grandes volúmenes de datos y ver qué impacto hay en los microorganismos patógenos que afectan a la planta, investigamos el efectos de los productos de bajo impacto ambiental que desarrolla la empresa del consorcio y le ponemos un número y decir si reduce o no y cuánto el número de patógenos.

La investigación finalizará en junio de 2020, pero los primeros resultados se esperan para finales de 2019.

 

Productos no dañinos

Según explica el Técnico agrícola y de Calidad de la cooperativa LAR, Raúl Morán, “estamos buscando soluciones en fitosanitarios con los programas de ayuda del PDR y fondos FEADER”, con ello “se busca una solución a los problemas con una empresa de investigación, con unas moléculas y con el Inbiotec que valida el estudio para ver si realmente funciona el proyecto”. El objetivo es que, con esas sustancias, se puedan “potenciar los resultados que tienen los productos ecológicos, de bajo impacto ambiental, a través de una solubilización en el medio”.

El director gerente de LAR, Luis Fernández, explica que la cooperativa está inmersa en esta investigación porque es importante “dar un valor añadido a los socios para que puedan competir en el mercado internacional” y quieren estar “a la vanguardia intentando conseguir tratamientos que no sean dañinos al medio ambiente y la salud pública y que aporten el conseguir quitar las patologías sin los daños que tienen las materias activas que están en retroceso o prohibidas”.

 

Plan estratégico de LAR

La cooperativa LAR llegó hace dos años al medio siglo de vida, cuentan actualmente con 400 socios, de los que el 75% son agricultores y el resto ganaderos de vacuno de leche y de carne. Actualmente están inmersos en un Plan estratégico que les llevará hasta 2025 en el que “la base principal es la expansión fuera de león, era una cooperativa provincial, pero si queremos crecer hay que buscar nuevos horizontes”, y llegarán dentro de poco hasta Canarias. Además también sacarán una nueva imagen corporativa, “más moderna y rompedora” y nuevos productos como nata o un batido de chocolate.

Junto a todo ello han puesto en marcha “un proceso ambicioso de calidad de leche con una certificación que acredita y audita una empresa externa con más de 100 parámetros para mejorar tanto la sostenibilidad, bienestar animal, medioambiente y la calidad de vida del ganadero”.

Sección: 

Provincias: