Agronews Castilla y León

Es, sin lugar a duda, uno de los temas de moda en el sector agrario de Castilla y León y  España. De ahí que desde AgroNews nos hayamos puestos en contacto con Ingeniería Fraile y Ormin SL, empresas especializadas en este tema y con muchos años de experiencia en el mismo, para conocer los vericuetos y las condiciones para la legalización de un pozo o sondeo ya sea de obra nueva o preexistente.

“En estos momentos, todo el proceso burocrático es igual que se trate de un pozo o sondeo nuevo o se trate de uno que ya tenemos en nuestra parcela, ya que es necesario comenzar el procedimiento, tenemos que volver a solicitar la autorización de obra”.

El proceso se inicia en Industria, pues es  precisamente allí, en la sección de Minas donde se autoriza la realización de la obra, del “agujero”, por llamarlo de alguna forma, nos aseguran técnicos de estas dos empresas, luego ya depende de la profundidad del mismo si estamos hablando de un sondeo, si no sobrepasa los 100 m, o perforaciones que pueden llegar a los 500 – 600 metros. (sustituir por: luego ya, en función de su método constructivo y profundidad hablaremos de pozo o sondeo y junto con otros condicionantes, de la necesidad o no de someterse a procedimientos de evaluación de impacto ambiental.

Posteriormente, es la Confederación Hidrográfica del Duero la que autoriza el uso del agua ya sea para riego, para una granja… “ellos ya tienen establecidas unas tablas en las que fijan la cantidad a entregar en función del destino que tenga la obra”. Precisamente esas cifras y datos con las que cuenta la CHD son las que generan grandes debates y discrepancias entre el organismo de cuenca y las empresas dedicadas a legalizar estas obras ya que por ejemplo fijan una cifra de 25 litros por día para el bienestar de un cerdo pero no distinguen el destino productivo del mismo ya que este cambia, afirman los técnicos de Ingeniería Fraile y Ormín, si, por ejemplo, se trata de cerdos de cría.

Otra de las grandes quejas es la lentitud en todo este proceso que se alarga más de año y pico desde la presentación de la solicitud y hasta que se logra tener la autorización correspondiente.

“Una vez que se tiene la autorización de Minas, aseguran los técnicos de estas empresas,  ya se puede empezar a realizar el pozo o sondeo. Según determinará la CHD, debe contar con un contador volumétrico y un libro de registro como forma de control de que se respeten las cantidades de agua concedidas, si ben la CHD carece de personal suficiente para hacer un seguimiento de todos los pozos abiertos en la cuenca”.

“Es cierto que la situación de muchas masas de aguas es delicada en la cuenca del Duero, lo que hace que no se den concesiones y luego hay temas normativos curiosos como que para hacer un pozo tienes que pedir permiso al que tenga un pozo a menos de 100 metros del nuevo sondeo”

Una de las cosas más curiosas es que se construyen más pozos nuevos que se regularizan los ya existentes y que se encuentran en una situación “alegal”, “ si en los últimos tres años hemos trabajo en más de 300 pozos y sondeos, 260 eran nuevos”

SELLADO

Los últimos desgraciados acontecimientos han desatado las dudas sobre el sellado de pozos y sondeos. “Los pozos tienen un diámetro de hasta 8 metros y mínimo de 1.5 m, y siendo obligatorio el levantar un pequeño muro de 90 cm, afirman desde Ingeniería Fraile y Ormín, lo que hace difícil la caída de personas o animales”. Otro tema son los sondeos que suelen tener diámetros de un tamaño que generalmente oscila entre los 25 y 80 centímetros, pero claro… se construyen para algo… se introduce una tubería…por lo que el hueco con toda la aparamenta queda prácticamente” Por lo que se refiere a los sellados, la realidad es que no existe una normativa clara sobre cómo se deben tapar

Sección: