Agronews Castilla y León

Las ventas de la denominaciones de origen de Castilla y León crecieron el 25,6 por ciento entre 2007 y 2012, con una mayor incidencia en los dos últimos años. Aunque todas experimentaron una evolución positiva, cabe destacar el fuerte incremento de la DO Rueda, con el 73 por ciento más. Así se desprende del estudio 'Análisis del sector vitivinícola en la DO de Castilla y León' presentado hoy en Valladolid y realizado por Cajamar.

El informe analiza la estructura empresarial y los datos de producción y comercialización de la última campaña en las 12 figuras de vinos de calidad amparados que existen en la Comunidad (Ribera de Duero, Bierzo, Rueda, Toro, Valtiendas, Sierra de Salamanca, Valles de Benavente, Tierras del Vino de Zamora, Arlanza, Arribes, Tierras de León y Cigales).

La presentación corrió a cargo de sus autores Beatriz Urbano y Eric Pérez, de la Universidad de Valladolid y de la Escuela Técnica de Ingeniería Agrícola (INEA), respectivamente; así como del director de Negocio Agroalimentario de Cajamar, Roberto García, el director de Servicio de Estudios Agroalimentarios de Cajamar, David Uclés, y el director de INEA -Escuela de Ingeniería Agrícola, Félix Revilla.  

Revilla sostuvo que las bodegas se están haciendo cargo del cultivo quitando base social a los viticultores que están desapareciendo. 

En concreto, la producción del año 2012 fue de 212 millones de kilos de uva de vinificación en los viñedos protegidos, lo que supone una reducción del 11,7 por ciento respecto a la campaña anterior, sobre una superficie de 48.521 hectáreas, que cultivan 15.683 viticultores y que elaboran 588 bodegas.

El año 2012 fue, según señala el estudio, un buen año en cantidad, que además "pudo verse compensada con mejores precios en la uva de vinificación respecto a 2011 por el ajuste entre oferta y demanda".

La mayor producción correspondió Ribera de Duero, que tan solo fue supera por Rueda en el año 2010. Por detrás, se sitúan Rueda, Bierzo, Cigales y Tierra de León.

La superficie de viñedo cayó en Valles de Benavente, en 25 hectáreas; en Toro, 92; Tierra del Vino de Zamora, siete; Cigales, 90, y Arlanza, 20. Por el contrario, Rueda y Ribera de Duero anotaron los mayores aumentos, con 264 y 191, hectáreas más, respectivamente.

En cuanto a los costes laborales, se situaron entre los 1.406 euros por hectárea y los 2.492 en los sistemas de conducción en espaldera, y entre los 1.009 u 1.786, para los sistemas en vaso.

Exportaciones

Por otra parte, en los primeros ocho meses del año, la concentración de las exportaciones en relativamente alta, con Suiza, Alemania y Estados Unidos como los principales mercados exteriores con más de diez millones de euros y que representan el 46 por ciento del total de estas ventas. También experimentaron crecimientos, aunque en menor medida, México, Holanda, China y Francia. En el otro extremo, cayeron las ventas a Canadá, Bélgica, Dinamarca y Brasil.   

La evolución de las exportaciones en los últimos años ha sido muy favorables, sobre todo, a partir de 2010. Estas ventas alcanzaron los 129,88 millones de euros, el 18,5 por ciento más, y los 30,26 millones de litros, el 14,2 por ciento más.

En este sentido, el estudio apunta que la internacionalización del sector vitivinícola de Castilla y León "ya no es una opción, sino una necesidad ante la parálisis de consumo nacional". Un escenario que obliga a las bodegas a llevar a cabo un esfuerzo para su adaptación a través de una mayor profesionalización, una mejora de la cartera de productos y de los precios.