Diego Villacorta - Agronews CyL
  • En las últimas horas algunas zonas de León registraron hasta 100 litros de agua de precipitaciones mientras que en otras provincias como Soria la depuradora se estropeó por las intensas lluvias.

Las granizadas y fuertes lluvias de las últimas semanas en provincias como Soria, Burgos o León no solo han dejado problemas en calles de muchos pequeños municipios sino verdaderos desastres en el campo. En la provincia leonesa, el Páramo Bajo y localidades como Bercianos o Laguna de Negrillos con casi 100 litros de agua de precipitaciones con piedras se vieron severamente afectadas por las inclemencias meteorológicas que arrasaron con plantaciones como remolacha, maíz y, en el caso de los girasoles, la granizada llegó a ser tan intensas que arrancó buena parte de las cabezas de las plantas.

 

Según destaca Juan Antonio Rodríguez de la Unión de Campesinos de Castilla y León en declaraciones a Agronews en localidades como La Cepeda el cultivo más perjudicado fueron las patatas y el cereal; en Valderas girasoles y viñedo; en Matanza el cereal de invierno también, sin contar la afectación a otros cultivos como las alubias o la remolacha además de los daños en el Páramo al maíz cuya buena previsión se vio empañada por las trombas de agua: “No hemos evaluado los daños aún pero aprovechamos para hacer una crítica a la Administración autonómica porque hemos tenido un proceso de reconcentración parcelaria nefasto. hemos visto que los desagües no están yendo por los cauces adecuados y van por los naturales, así que las obras no han sido útiles”.

 

Todo después de tener un pantano lleno en las zonas de regadío modernizado leonesas con un estado “envidiable” y que, sin embargo, ahora darán al traste después del desastre hídrico de estas jornadas que obligará a trabajar más y usar más fungicidas ante el incremento rápido de temperaturas que se prevén para los próximos días. A ello se une que muchos de los agricultores no han asegurado su terreno y por tanto Agroseguro no podrá hacerse cargo de la compensación: “Se está barajando la Mesa de la Sequía que se realice ya con el nuevo gobierno el pedir una serie de medidas aunque la administración tiene una máxima que dice que lo asegurable no es indemnizable; aún así seguiremos pendientes de la reivindicación” explica Rodríguez.

 

"Algunos peritos que vinieron a evaluar los daños de la sequía se vieron sorprendidos por el pedrisco y tuvieron que volverlo a tasar"

Por su parte desde UPA, el responsable de la organización en la provincia leonesa, Valentín Martínez, explica lo que se encontraron los peritos de Agroseguro cuando llegaron a la zona: “Ayer estaban terminando de peritar los daños por la sequía y de repente vieron como se las llevaba por delante el granizo, no solo la sequía sino después el pedrisco; veremos a ver qué pasa en los días que quedan hasta principios de agosto porque la situación puede aún cambiar mucho” avisa. 

 

Piden más seguros... pero con mejores primas

 

Aún así, explica que hay otras medidas más allá del adelanto de la PAC que pueden llevarse a cabo que sirvan de revulsivo a los agricultoress perjudicados, entre ellas, las exenciones en las cuotas de la seguridad social, en Hacienda, en la rebaja de los módulos para los cultivos afectados o en los cánones de riego: “Otras veces la administración ha tenido sensibilidad con este asunto y esperemos que así sea porque si no, vamos a la ruina” vaticina.

 

Desde ASAJA, Donaciano Dujo reclama que, tal y como sucedió en la última Mesa de la Sequía se analicen nuevas ayudas para los agricultores de la comunidad: “Hay que poner encima de la mesa compromisos económicos y políticos para ayudar al sector, con propuestas serias y coherentes que vayan desde ayudas directas MINIMIS hasta liquidez en el campo, flexibilidad en las normas o acometer las obras que haya que hacer”.

 

En lo que sí coinciden todos es en solcitar a los agricultores que aseguren sus terrenos -en los últimos años apenas llegaron al 40 por ciento los que no optaron por esta vía- y que, además, lo hagan con buenas coberturas; eso sí, con recado para la administración para que bajen las primas y así lograr que se garantice la producción pase lo que pase: “Es la herramienta más segura con la que contamos” zanja Dujo. Hasta entonces toca esperar a lo que la climatología decida. El tiempo no espera. 

 

 

Sección: