Agronews Castilla y León

A mediados de mayo y en la segunda semana de junio, los cultivos de la Comunidad Valenciana sufrieron las consecuencias de varias tormentas de pedrisco que afectaron sobre todo a los cultivos de uva de mesa, cítricos, caqui y granado, cuyas indemnizaciones se estima superarán los 8 millones de euros.

Los días 10 y 16 de mayo y el pasado domingo, día 7 de junio, estos episodios tormentosos descargaron sobre los términos municipales de Picassent, Alcacer y Tavernes de Valdigna (en la provincia de Valencia), Artana, Nules y Villavieja (en la provincia de Castellón), y Almoradi, Orihuela y San Miguel de Salinas (en la provincia de Alicante), donde afectaron fundamentalmente a producciones de cítricos, con daños de entre un 20% y un 40%. Una primera estimación indicaría daños en alrededor de 2.700 hectáreas que pueden suponer 3 millones de euros en indemnizaciones.

A continuación, los días 8 y 9 de junio de nuevo vuelven a producirse tormentas en Alicante, donde los términos de Novelda, Aspe, Monforte del Cid, Elche y Orihuela fueron los que más sufrieron el impacto del granizo. Se vio afectada sobre todo la uva de mesa, principal producción de la zona. Los daños son muy variables y oscilan entre el 20% y el 85%, y la previsión apunta a que unas 800 hectáreas afectadas, con un coste de alrededor de 4 millones de euros. Otros cultivos, como el caqui y el granado, también se han visto afectados y las pérdidas pueden estimarse en 1 millón de euros.

Actualmente, los peritos ya están realizando las primeras visitas a las parcelas afectadas por las tormentas ocurridas en el mes de junio, por lo que, de cara a la planificación de las tasaciones, es importante que los agricultores remitan los partes de siniestro tan pronto como les sea posible.

Sección: