Elena Rodríguez - Corresponsal en León - Agronews CyL

 

  • La Universidad de León acoge una jornada para animar a los universitarios a emprender en el sector agroalimentario

La pérdida de población del medio rural es preocupante, pero no irreversible, al menos así lo cree el catedrático de Geografía Humana Rafael Puyol Antolín, presidente de SECOT (Seniors Españoles para la Cooperación Técnica)  en España, que ha pronunciado una conferencia en la Universidad de León en unas jornadas para fomentar el emprendimiento en agroalimentación. Y como prueba de que la curva de población se puede invertir en sentido ascendente, lo que ha ocurrido en las Tierras Altas de Escocia, donde desde mitad de la década de los 60, “pusieron en marcha un experimento, crearon una universidad con una finalidad muy especial: formar gente que vaya a poder desempeñar lo que ha estudiado en el espacio rural circundante y allí están surgiendo investigadores, emprendedores, que luego desempeñan la actividad en el territorio, contribuyendo a combatir la atonía demografica y económica”. En este sentido, Puyol Antolín cree que  la Universidad de León “podría hacer una cosa parecida porque no deben olvidar que viven en un territorio cada vez más global, pero con un ojo puesto en el espacio rural cercano y formar gente que pueda desarrollar una actividad en ese territorio”.

En la lucha para mantener población en el territorio, no hay “milagros”, pero sí soluciones “paliativas” y éstas pasan por reactivar el territorio, desde el punto de vista agropecuario y forestal, pero también “con nuevas actividades porque los espacios rurales son multifuncionales y pueden albergar otras actividades” más allá del sector primario y el medioambiental.

A las puertas de la celebración del Día Internacional de la Mujer, Puyol Antolín recuerda que ellas deben jugar un “papel fundamental” para paliar el despoblamiento y no duda de que hace falta una importante inyección económica para poner en marcha “políticas de ayuda familiar orientadas a la mujer, para que puedan conciliar el papel de madres y trabajadoras en el mercado laboral, también hace falta recuperar inmigración y que enfrenten el envejecimiento”.

SECOT León, según explica su presidente, José Ignacio Lagartos, ha realizado recientemente una encuesta entre los estudiantes universitarios sobre sus intenciones laborales de futuro y en ella, casi el 20%, respondió que su intención es ser emprendedores y formar una empresa, las nuevas tecnologías lideran los deseos de esos futuros empresarios, pero también hay una presencia importante que buscan emprender en el sector agroalimentario.

 

Ocho ejemplos de emprendedores rurales

En la facultad de Económicas de la Universidad de León se han ubicado ocho stands de emprendedores y emprendedoras agroalimentarios de la provincia, algunos que acaban de comenzar, como la empresa Dalis -dedicada a productos de panadería sin gluten y ubicada en Astorga y que se consideran “apasionados, exigentes y dispuestos a entregar lo mejor”-, a los más veteranos donde la sucesión de generaciones ha permitido la pervivencia de los negocios, es el caso de Chocolates Santocildes, que se fundó en 1916 y que recomienda a los universitarios “crear algo de lo que te sientas orgulloso”.

Además de estas dos empresas,  en la Universidad de León han mostrado sus empresas: la bodega Leyenda del Páramo, que lleva diez años funcionando y cuyo propietario, Pedro González aconseja “decide qué es lo que puede hacerse y entonces hallarás la manera”; Repostería Montesori, con 20 años de trabajo desde Sahelices de Sabero, que recuerda las palabras de Virgilio en La Eneida y asegura que “la suerte favorece a los audaces”, también tiene presencia una empresa de asesoramiento agrícola, Agrogonzalo, cuyo propietario considera que “el éxito lo proporciona el trabajo y la constancia”. En la Universidad también se ha mostrado el sector hortícola a través de La Huerta de Fresno cuya producción lleva más de 60 años en funcionamiento, y cuyo propietario sentencia que “el éxito es subjetivo, pero siempre necesita trabajo, fuerza de voluntad y pasión”. Otro stand lo ha colocado Dávila, una pequeña empresa familiar dedicada desde hace más de quince años al cultivo ecológico con una máxima “tú decides tu vida. Inténtalo, siempre es el momento”; y desde la montaña de Tabuyo del Monte, han llegado las cinco emprendedoras de Del monte de Tabuyo, que producen conservas y platos artesanales y que aseguran que “somos cinco mujeres trabajando y creando nuestro presente y futuro”.

Sección: 

Provincias: