Agronews Castilla y León
  • Los motivos del crecimiento, al margen del atractivo de unos buenos precios que puntualmente se dan en estos momentos, es que se trata de una producción muy bien adaptada desde el punto de vista agronómico a las tierras de regadío de la provincia.

Los datos aportados en la Comisión Provincial de Estadística Agraria celebrada este lunes en León revelan un crecimiento en las siembras de maíz en la provincia del 5,53% alcanzando las 78.870 hectáreas (74.737 en 2020), de las cuales 75.970 son para la cosecha de grano y aproximadamente 2.900 hectáreas se destinarán a la elaboración de forraje (ensilado de maíz). Se trata de un récord de siembras que consolidan todavía más a la provincia como principal productora de maíz de España y como una de las principales regiones productoras de este cultivo en la Unión Europea.

El maíz es el cultivo estrella en los regadíos de la provincia y podría crecer más si no hubiese una limitación marcada por la normativa de la PAC que impide que un cultivo ocupe más del 75% de la superficie de la explotación.

Los motivos del crecimiento, al margen del atractivo de unos buenos precios que puntualmente se dan en estos momentos, es que se trata de una producción muy bien adaptada desde el punto de vista agronómico a las tierras de regadío de la provincia, un cultivo que no tiene mayores problemas de plagas y enfermedades, y al que se le controlan con cierta facilidad las malas hierbas mediante laboreo y herbicidas convencionales.

Es también un producto de fácil comercialización debido a la gran demanda por ser España muy deficitaria en este grano. Teniendo en cuenta la inversión, el capital circulante, el trabajo que requiere, los ingresos en la venta de la cosecha y la seguridad que proporciona, es sin duda el cultivo más atractivo para los agricultores leoneses.

El maíz percibe las mismas ayudas de la PAC que el resto de los cereales, y por el contrario no tiene ayudas adicionales asociadas como por ejemplo la remolacha, las proteaginosas o las oleaginosas, cuestión esta que deja claro que las subvenciones no han influido nunca en el crecimiento de las siembras de este producto.

Al margen del cultivo del maíz, los cambios más relevantes en  las siembras de 2021 son una reducción del 2% en los cereales de invierno, el incremento del 49% en el cultivo de los  guisantes y del 48,7% en la colza, aumento de las siembras de remolacha en el 7,8%,  una reducción del 12,37% en las siembras de patatas, reducción del 7,15% en el cultivo de la alfalfa, incremento del 4% en las vezas para forraje, subida del 7,75% en el girasol, y superficie equivalente a la del año anterior en las alubias.

ASAJA pide a las autoridades agrarias de la Junta, del Estado y de la Unión Europea, que permitan a los agricultores leones producir lo que el mercado le demanda, lo que se adapta a la realidad agronómica de la provincia, y que no promulguen normas como las obligaciones en rotación y diversificación de cultivos que suponen cambios para los que el sector no está adaptado y conllevarían una importante pérdida de ingresos.

Sección: 

Provincias: