La alianza de los sindicatos agrarios con la Asamblea en contra del Fracking suponen un paso más en la lucha por defender lo que los protagonistas del medio rural consideran un riesgo para la salud pública. “Los intereses de defender la salud de la tierra son comunes” es el punto de encuentro y la razón por la que esta alianza se ha producido.

En sus muchas demandas a instituciones, el conglomerado agrario ha pedido al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente que muestre el informe elaborado en enero por el Instituto Geológico y Minero Español. Algunas conclusiones de ese informe hablaban de consecuencias seriamente perjudiciales para el medio ambiente. Sin embargo, desde el Ministerio se ha pedido que esas conclusiones sean “suavizadas” antes de presentarse.

Rueda de prensa. IACPor otro lado, han exigido al Ministerio de Industria, Energía y Turismo que cancele el permiso de ‘Angosto 1′, por el cual, se permite la investigación de extracción de hidrocarburos en Castilla y León, Cantabria y País Vasco. Por contra, el Ministerio ha prolongado el permiso, solicitado originalmente en 2006 y que se ha ido prorrogando durante 34 meses. El nuevo plazo permite a varias compañías de hidrocarburos investigar hasta el 19 de junio de 2016.

Sin agua, no hay fracking. El conglomerado agrario le pide a la Confederación Hidrográfica del Duero que, siguiendo el principio de precaución, cumpla con su función de preservar el agua y su calidad.

El fracking busca la menor dependencia de recursos energéticos externos, algo que no acepta la Asamblea. El problema energético que arrastra no sólo España, sino todo el planeta, no se solucionará con la fractura hidráulica, afirman desde el movimiento. “No terminamos de entender que ni comemos ni bebemos el dinero”, asegura Romy Mozas, miembro activo del movimiento.

60 municipios dicen no al fracking

Villarcayo ha sido el último municipio en aprobar la moción por la que se declaran Territorio Libre de Fracking. La decisión de la alcaldesa, Mercedes Alzola, tardó demasiado en llegar, pero, finalmente, la fuerte presión de los vecinos hizo que en vísperas de las elecciones europeas, aprobase la moción propuesta.

Preocupados porque se puedan estar anteponiendo los intereses económicos a los humanos, la unión contra el fracking ha asegurado que “no podemos permitir que el agua y la tierra en la que vivimos, trabajamos y en la que crecen nuestros hijos sea contaminada”.

Las organizaciones agrarias enviarán en las próximas fechas un escrito a las empresas del sector para que se impliquen en la lucha contra la fractura hidráulica. Grandes empresas internacionales como Rabobank o Heineken ya han mostrado su firme oposición a mantener ningún tipo de relación con nada que tenga que ver con esta práctica.

I. del Álamo - www.burgosconecta.es

Sección: 

Provincias: