Agronews Castilla y León

Es, sin lugar a dudas, una misión sorprendente en plena Tierra de Campos vallisoletana ver una plantación de nogal cuando todos esperamos la presencia de cereales de secano, palomares y girasoles. Pero estas son las buenas noticias de la Agricultura del Siglo XXI nos ofrece, está llegando alternativas y novedades que hace que aquella frase de Einstein de que “haciendo lo mismo, siempre obtendremos los mismos resultados” esté cobrando cada vez más fuerza.

La localidad vallisoletana de Villagarcía de Campos acoge buena parte de las 52 hectáreas que la empresa Valnut, que dirige Miguel Ángel Gutiérrez, dedica a la producción en la actualidad de 150 toneladas de nueces, “de excelente calidad” que se han hecho ya con un hueco en la cesta de la compra del consumidor desde fruterías, tiendas gourmet e incluso alguna gran superficie.

Esta iniciativa arranca, al menos en la cabeza de Gutiérrez, un experto en marketing que decide regresar a la explotación familiar, desde el año 2003 aunque se plasma realmente en las primeras plantaciones en 2007, llegando a la actualidad a las más de cincuenta hectáreas actuales concentradas en tres fincas. “El nogal era completamente nuevo en la zona, asegura, hemos tenido que ir aprendiendo sobre la marcha, y de hecho, seguimos aprendiendo cada día, pero aquí se nos ofrecen unas condiciones climatológicas que hacen nuestro producto distintos, especial… y eso es algo que hemos potenciado y tenemos que seguir haciéndolo”

La inversión inicial, por lo que al árbol se refiere, se sitúa en los 12.000 euros por hectárea, pero el gran problema de este sector es que necesita, “ineludiblemente”, ir unido a una planta de transformación en la que se seca y almacena, “lo que dispara, lógicamente el coste inicial de la inversión, ese tema es lo que nos hace diferentes a otros productos que están, por ejemplo, muy de moda en la actualidad como la almendra o el pistacho”

Desde su plantación, el nogal necesita un periodo de 6 – 7 año para producir “sin coste” y 9 – 10 alcanzar el pleno rendimiento de producción, “aunque según lo vamos conociendo, como se comporta en esta zona, somos capaces de ir acortando esos plazos”, alcanzando los 3.500 kilos por hectárea como rendimiento medio.

La recogida que se realiza, normalmente, en el mes de octubre está completamente mecanizada, se vibra y se recoge del suelo con una cosechadora específica, “este es otro de nuestros grandes problemas, la necesidad de maquinaria muy específica, que requiere de inversiones a mayores”. Precisamente, en ese momento, cuando la empresa alcanza la máxima presencia de mano de obra con 10 trabajadores, mientras que durante el resto de la campaña el personal fijo alcanza las 4 personas.

El nogal es un cultivo de regadío, en esta zona de la Tierra de Campos vallisoletana, “ya que aquí, no es rentable en secanos. Empleamos sistemas de riego por goteo, con lo que optimizamos el uso del agua y aprovechamos esa técnica para llevara a cabo la aplicación de fertilizantes.”

El clima es básico en la calidad que se obtiene en la explotación, además, salvo que la primavera sea muy lluviosa favorece la buena sanidad general del árbol aunque aparecen casos de bacteriosis o antracnosis, también se constata, como en cualquier regadío, la presencia de pulgón, aunque la baja humedad relativa de la zona hace que se controlen bien, sin olvidar  plagas como la carpocapsa que se da como en otros frutales como los manzanos o los perales.

En cuanto a la poda se hace una de “forma” a los cinco años y luego ya cada año se realiza una de producción que tiene un carácter más mecánico.

“La calidad y la diferenciación de nuestro producto nos la da el mes de septiembre con temperaturas suaves durante el día y que bajan durante la noche, lo que hace que logremos, afirma Miguel Ángel Gutiérrez, máximo responsable de Valnut, una nuez que se abre sencillo, con un producto que presenta un color blanquecino que se caracteriza por su gran sabor”

Sección: 

Provincias: