Agronews Castilla y León

Cpon motivo de la convocatoria del día mundial contra la violencia de género el conjunto de las mujeres del medio rural dicen no a esta lacra que se ceba de una manera muy significativa con este colectivo en estas áreas.

Todas las organizaciones destacan los resultados de la recientemente elaborada Estrategia Nacional para la Erradicación de la Violencia contra las Mujeres 2013–2016, elaborada por el Ministerio de Igualdad y que, por primera vez, recoge un capítulo específico para las mujeres del ámbito rural.

 

 

Este documento sostiene que casi el 17% del total de mujeres que declaran haber sufrido maltrato residen en las zonas rurales españolas. Además, asegura que la residencia en los municipios rurales condiciona la denuncia de la violencia de género, hasta el punto de hacerla casi inexistente.

La Asociación de Mujeres y Familias del Ámbito Rural, AMFARno sólo condena rotundamente este tipo de violencia, sino intenta servir de apoyo y asesoramiento a las víctimas que deben denunciar sin miedo, trabajando además en la prevención y concienciación ante este tipo de situaciones.

Así, desde el Área de la Mujer de COAG y la Confederación de Mujeres del Medio Rural (CERES) han dado a conocer, a través de un comunicado de prensa, conocer su servicio de atención a víctimas de violencia de género en las zonas rurales. Durante 2013, una veintena de agricultoras y ganaderas voluntarias  se han formado en cuestiones jurídicas, psicológicas y de asistencia social, de la mano de  la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres. En la actualidad, ya están trabajando en sus comarcas de referencia ofreciendo un servicio de asesoramiento, información y acompañamiento cuando así se precise en el noroeste de la Región de Murcia, Aragón (comarca Belchite y Zuera), León, Palencia, Zamora, Almería, Galicia (en los zonas de Vilasantar, Sobrado dos Monxes, Mesía, Curtis y Aranga y comarca de Santiago de Compostela), Las Palmas de Gran Canaria,  comarca de Tierra de Barros (Extremadura), Cantabria, Vizcaya, Córdoba y La Mancha.

Además, COAG y CERES están elaborando una “Guía de Recursos de Atención a la Violencia de Género” que recogerá un listado de todas las instituciones existentes de atención a víctimas en las comarcas de actuación. También se ha realizado una campaña de información hacia las propias instituciones para que a partir de ahora contacten y cuenten con ambas organizaciones como interlocutores en el medio rural para cualquier tipo de actuación en este sentido. Durante 2014, se ampliará a 20 zonas más esta atención, ya que se formarán a 20 nuevas voluntarias en las zonas rurales.

Por su parte, desde La Unió de Valencia se apuesta por romper el silencio que envuelve a la violencia de género, por la denuncia de los malos tratos o las conductas discriminatorias en las zonas rurales. Es necesario visibilizar y sacar a la luz, para combatir desde toda la sociedad, mujeres y hombres, todo tipo desigualdades de trato y de oportunidades para con las mujeres rurales.

Existen circunstancias especiales como la situación de aislamiento de los municipios rurales y el déficit de servicios sociales de éstos que puede originar que muchas mujeres que viven en el ámbito rural se encuentren en una posición de vulnerabilidad que las coloca en una situación de mayor riesgo frente a la violencia de género, siendo más difícil afrontar esta situación en el medio rural por la falta de información y de acceso a los recursos.

La crisis económica incrementa la violencia de género, porque favorece la desigualdad y, a su vez, disuade a las víctimas de denunciar. La dependencia económica, aseguran desde la Unión de Valencia, de las víctimas de violencia de género hacia sus maltratadores es un obstáculo para denunciar y la crisis no ha hecho más que agravarlo. Los recortes presupuestarios llegan también a poner en peligro los recursos destinados a ayudar y proteger a las víctimas.

 

 

Sección: