Agronews Castilla y León

Las fuertes lluvias que se han producido en septiembre en todo el levante español y que en Andalucía han afectado principalmente a la zona oriental han puesto de manifiesto la necesidad crítica de nuevas obras de regulación. Así lo ha expuesto de forma acertada la Federación Nacional de Comunidades de Regantes (Fenacore), que ha solicitado la puesta en marcha de un Plan Nacional de Infraestructuras Hídricas que incremente en torno a un 25 % la capacidad de los embalses y que contemple también inversiones en limpieza de los cauces.

Desde Feragua, Federación de regfantes de Andalucía, apoyan completamente la petición de Fenacore, y piden a las administraciones que se pongan a actuar ya, liberando las fondos para las inversiones ya aprobadas en los diferentes planes hidrológicos y ejecutando los embalses que  pueden ayudar no solo a prevenir avenidas sino también a aumentar la garantía de agua para los diferentes usos.

En este sentido, valoran muy positivamente las ayudas aprobadas por las administraciones para compensar por los daños causados, pero pensamos que la mejor ayuda sería ponerse a trabajar en serio y sin complejos “ecologistas” en nuevas obras de regulación.

Con respecto a las ayudas aprobadas, las de la administración estatal han llegado a través del Real Decreto-Ley 11/2019, de 20 de septiembre, que puede consultar aquí,  y contempla en materia agraria ayudas para paliar daños en producción agrícola y ganadera siempre que cuenten con póliza de seguro en vigor, así como beneficios fiscales como exención del IBI y reducción del impuesto sobre actividades económicas, y otras ventajas de carácter fiscal y laboral.

Por su parte, las ayudas de la Junta de Andalucía han llegado a través de un acuerdo de 17 de septiembre de 2019, del Consejo de Gobierno andaluz (publicado en el BOJA del día 18), que puede consultar aquí. Dicho acuerdo contempla igualmente medidas para paliar los daños de las inundaciones a través de subvenciones en explotaciones agrícolas para la recuperación del potencial de producción, para la reconstrucción de infraestructuras hidráulicas colectivas de las comunidades de regantes, y para la reconstrucción de infraestructuras públicas que dan servicio a explotaciones agrarias.

Las explotaciones agrícolas beneficiadas por estas ayudas se localizan principalmente, por este orden, en las provincias de Almería, Granada, Jaén, Málaga y, en Sevilla, en la Roda de Andalucía.

Sección: