La Ruta del Vino Ribera del Duero ofrece numerosos itinerarios que discurren por senderos que recorren Castilla y León y que permiten al turista disfrutar de un vino y de otras actividades paralelas. Entre la multitud de posibilidades que presenta la Comunidad destacan en especial las Hoces del Riaza, el Refugio de Rapaces de Montejo  y el propio río Duero, según subrayan desde la organización.

Los senderos de las Cañadas, con inicio en  la Cueva de Roa; el de los Valles, que establece su punto de partida en Santa Cruz de la Salceda; o el de las Ermitas en Sotillo de la Ribera, son algunas de las propuestas para el visitante como complemento al mundo del vino. 

Unas opciones para los amantes de la naturaleza que pueden compaginar con la participación en el proceso de elaboración de los caldos y en una cata. Así nada más salir de los viñedos que envuelven a la Ruta del Vino Ribera del Duero, el visitante se encuentra con las mejores propuestas naturales para disfrutar del territorio de Castilla y León.

En concreto, las Hoces del Río Riaza, Parque Natural adherido a la Carta Europea de Turismo Sostenible, están catalogadas como zona de especial protección para las aves desde 1989. Próximo a las provincias de Burgos y Soria y dividido por el río Riaza, ofrece rincones tan singulares como la zona de El Casuar, una antigua ermita románica rodeada de naturaleza en el término de Montejo de la Vega.

Este espacio natural se ha convertido en un paraje de gran valor paisajístico y faunístico. El turista podrá observar la comunidad de aves rupícolas y acuáticas durante todo el recorrido. También podrá visitar pequeños pueblos de gran encanto rural que todavía conservan sus más puras tradiciones.

El visitante puede acercarse a la Casa del Parque Natural Hoces del Río Riaza, donde encontrará toda la información necesaria para disfrutar de la zona, y además visitar el ‘Rincón de la Memoria’ en el que se recuerda a los habitantes de Linares del Arroyo, pueblo que quedó sumergido en 1951 cuando se construyó el embalse. Los restos del campanario de la iglesia de San Juan son visibles cuando el nivel del agua baja en época estival.

Sin salir del Parque Natural Hoces del Río Riaza, en Segovia, el Refugio de Rapaces de Montejo abarca aproximadamente 2.100 hectáreas de bosques que constituyen uno de los hábitats más importantes para las rapaces ibéricas. Creado en 1974, es uno de los proyectos de conservación más emblemáticos y de mayor duración, y cuenta con numerosos reconocimientos tanto a nivel nacional como internacional.

Entre los naturalistas que impulsaron su creación, destaca la figura de Félix Rodríguez de la Fuente que ha contribuido a que  este lugar sea considerado un santuario para los amantes del birdwatching.  En él tiene especial relevancia la colonia de buitres leonados con más de 1.000 ejemplares junto con otras especies como el alimoche común, el águila real, el halcón peregrino o el búho real.

Por otra parte, cabe destacar que los viñedos de La Ruta acompañan al río Duero durante todo su recorrido por la Ribera, el tercer río más largo de la península, con un cauce idóneo para realizar actividades de turismo acuático como el piragüismo o la natación. En sus dos orillas también se congregan a diario deportistas para la práctica de cicloturismo, senderismo o trekking que disfrutan del ejercicio al aire libre y en un entorno privilegiado.

Además, los aficionados a la práctica del senderimo disponen del Gran Recorrido GR-14 que recorre todo el cauce del río Duero desde su nacimiento hasta su desembocadura. Este itinerario, correctamente señalizado y con áreas habilitadas para el descanso, tiene como objetivo principal dotar de mayor valor las riberas del río, motivo por el que discurre por las orillas aprovechando las sendas naturales. Esto hace que las etapas sean más amenas al disfrutar al mismo tiempo del deporte y la naturaleza junto al río.

 

Alicia Morago - Agronewscastillayleon.

Sección: 

Provincias: