Salatanbau UnicornUn equipo internacional de expertos dirigido por laNewcastle University, Reino Unido, ha demostrado que los cultivos orgánicos y alimentos a base de cultivos orgánicos son hasta un 60% más altos en una serie de antioxidantes clave que los cultivos producidos convencionalmente.

Publicado en la revista British Journal of Nutrition,el más amplio estudio de este tipo constató que el cambiar a comer frutas orgánicas, verduras y cereales proporcionaría antioxidantes adicionales equivalentes al consumo de entre una y dos porciones más de frutas y verduras. También mostraron niveles mucho más bajos de metales pesados ​​tóxicos en los cultivos orgánicos.

El profesor de la Universidad de Newcastle Carlo Leifert, que ha dirigido el estudio, explica: "Este estudio constituye una importante aportación a la información actualmente disponible para los consumidores que hasta ahora ha sido confusa y en muchos casos contradictoria." El análisis indica que la calidad de los alimentos está fuertemente influenciada por la forma en que se produce. En particular, existe una creciente evidencia de que a más altos niveles de fertilizantes químicos fabricados, especialmente el nitrógeno y los fertilizantes a base de fosfatos que estánprohibidos o muy restringidos por las normas de la agricultura ecológica, llevan a concentraciones sustancialmente más bajas de antioxidantes en los cultivos convencionales.

Se ha constatado que los cultivos orgánicos y productos alimenticios a base de cultivos orgánicos tienen mayores concentraciones de antioxidantes (incluyendo ácidos fenólicos, flavanonas, estilbenos, flavonas, flavonoles y antocianinas) en comparación con sus homólogos producidos convencionalmente. La diferencia porcentual media de la mayoría de los compuestos antioxidantes está entre el 18% y el 69%. Más pequeñas, pero aun así estadísticamente significativas, también se han detectado diferencias en la composición en varios carotenoides y vitaminas. Un cambio a comer frutas orgánicas, verduras y cereales (y alimentos elaborados a partir de ellos) conduciría a un 20-40% (y para algunos compuestos hasta  a un 60%) en el consumo de antioxidantes poli-fenólicos provenientes de cultivo sin ningún aumento en calorías. El aumento del consumo de poli -fenólicos y otros metabolitos secundarios de plantas con actividad antioxidante protege contra las enfermedades crónicas, incluyendo enfermedades cardiovasculares y neurodegenerativas y algunos tipos de cáncer.

Se han detectado concentraciones más bajas de una gama de metales pesados ​​tóxicos en cultivos orgánicos, en particular cadmio (en promedio 48% más bajo). El cadmio es uno de los tres contaminantes metálicos tóxicos junto con el plomo y el mercurio para los que la European Commission ha establecido niveles máximos permitidos de contaminación en los alimentos. Cualquier reducción en el consumo de cadmio es positiva, ya que se sabe que se acumula en el cuerpo. También se han encontrado  menores concentraciones de nitrógeno en los cultivos orgánicos.

atractiva presLas concentraciones de nitrógeno totales han sido del 10%, del 30% de nitrato y del 87% de nitrito menos en comparación con los cultivos orgánicos convencionales. Las altas concentraciones de nitratos y nitritos en los cultivos convencionales se cree que están relacionadas con el uso de fertilizantes de nitrógeno mineral, que está estrictamente prohibidopor las normas de la agricultura ecológica.

Las concentraciones de nitrito más altas en los cultivos convencionales pueden ser consideradas nutricionalmente indeseables, ya que se han descrito como posibles factores de riesgo para el cáncer de estómago y otras condiciones.

El estudio ha constatado que la frecuencia de la presencia de plaguicidas detectables es cuatro veces mayor en los cultivos convencionales que en los orgánicos. Las frutas cultivadas convencionalmente tenían, con mucha diferencia, la mayor frecuencia de residuos de plaguicidas, alrededor de siete veces mayor que en las frutas orgánicas. En los vegetales convencionales y alimentos elaborados a base de cultivos convencionales la frecuencia de residuos de plaguicidas fue de tres a cuatro veces mayor que en la producción ecológica. Se constató que todos los tipos de cultivos orgánicos tienen similares bajos índices de contaminación.

Si bien se necesitan más estudios para clarificar los beneficios para la salud de la reducción de la exposición a pesticidas, cualquier reducción puede considerarse deseable, sobre todo porque una proporción significativa de las muestras de los cultivos convencionales reguladas por la European Food Safety Authority (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria EFSA) contiene residuos de plaguicidas por encima de los niveles permitidos. En encuestas recientes de la EFSA se encontraron residuos de plaguicidas por encima de los Límites Máximos de Residuos en las espinacas, la avena, melocotones, naranjas, fresas y lechuga, uvas y manzanas, entre otros.

study 2014 carrotsEl estudio ha identificado serias deficiencias en una gran parte de los estudios publicados previamente. Estos incluyen la falta de mediciones y reportes estandarizados, y la evidencia de la duplicación o información selectiva de los datos obtenidos en los experimentos.

Los autores del estudio de la Universidad de Newcastle llegaron a la conclusión de que se necesita más investigación para entender la variación entre estudios y que es vital que los futuros estudios comparativos de composición de alimentos utilicen protocolos estandarizados.

Los resultados de "Mayores concentraciones de antioxidantes y menores de cadmio y menor incidencia de los residuos de plaguicidas en cultivos orgánicos: una revisión bibliográfica sistemática y meta-análisis" contradice las del estudio encargado en 2009 por la UK Food Standards Agency (Agencia de Normas Alimentarias FSA) que encontró que no había  diferencias sustanciales ni beneficios nutricionales significativos en los alimentos orgánicos. El estudio encargado por la FSA basó sus conclusiones en sólo 46 publicaciones que cubrían los cultivos, carne y productos lácteos, mientras que el meta-análisis dirigido por el Newcastle se basa en datos de 343 publicaciones disponibles revisadas por expertos sobre la diferencia de composición entre cultivos orgánicos y convencionales.

hggEste estudio es el más amplio análisis del contenido de nutrientes en los alimentos producidos orgánicamente versus los producidos convencionalmente jamás realizado y es el resultado de una innovadora nueva revisión sistemática de la bibliografía y meta-análisis realizada por el equipo internacional alrededor del profesor Carlo Leifert. El proyecto se inició en el marco del European Sixth Framework Programme proyecto Quality Low Input Food y se ha completado después con fondos de Sheepdrove Trust.

Toda la base de datos generada y utilizada para este análisis está disponible gratuitamente en la página web de la Universidad de Newcastle, en beneficio de otros expertos y público interesado ​​aquí.

Autora: Claudia Frost
Fuente: www.organic-market.info
Artículo original: www.organic-market.info/web/Know_How/food/219/0/0/17228.html
Traducción: Montse Mulé

Publicado en: Bioecoactual