Agronews Castilla y León

Cooperativas Agro-alimentarias de España considera incomprensiblemente que, en el debate sobre el lobo, no se haya tenido en cuenta a las familias ganaderas, principales afectadas por esta especie predadora, relegándolas a un papel secundario. Así se lo ha traslado a la ministra de Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, junto con una serie de propuestas entre las que destacan, el control poblacional de la fauna salvaje.

Los métodos de control poblacional han sido el único factor que ha limitado los ataques al ganado en la zona del norte del Duero, mientras que en zonas que no se aplican, como Segovia o Ávila, los ataques de depredadores se han disparado. El control poblacional del Lobo Ibérico se ha demostrado técnicamente como una medida útil, tanto desde el punto de vista poblacional, como propiamente disuasorio para esta especie, que evita adentrarse en las regiones en las que se realizan estos métodos de control. Para las cooperativas ganaderas la eliminación de estas técnicas sólo tendría como resultado la expansión de los ataques a nuevos territorios, con el consiguiente riesgo económico y social.

Desde Cooperativas Agro-alimentarias de España consideramos que la decisión del Gobierno debe ser consensuada con todos los agentes interesados e implicados, como los ganaderos, administraciones central y autonómicas, gestores del territorio, expertos en fauna salvaje, comunidad científica, etc.

Los ganaderos extensivos prestan importantes servicios ecosistémicos de interés medioambiental, pero también social y económico en el territorio, actividades que mantienen el medio rural. Los ganaderos y ganaderas atraviesan desde hace tiempo importantes problemas económicos derivados de su debilidad en la cadena alimentaria y de la falta de rentabilidad estructural de su actividad, que les impide realizar inversiones y, por supuesto, les expone de manera agresiva a cualquier imprevisto que aumente sus costes de producción y perjudique su estrecha cuenta de resultados. Por tanto, si bien consideramos fundamental la protección de la biodiversidad y de las especies más representativas de nuestro territorio, también consideramos indispensable proteger las actividades económicas que miles de familias desarrollan, manteniendo así nuestro medio rural.

Cooperativas Agro-alimentarias de España espera que la Ministra sea consciente del papel de la ganadería extensiva como motor económico y social del medio rural, y garante del medioambiente en la conservación de pastos como uno de los mayores sumideros de carbono existentes, su aportación en la protección y nutrición del suelo, evitando su erosión y la pérdida de nutrientes, así como su labor en la prevención de incendios.