Eduardo Mongil - Agronews CyL
  • ASEDAS considera que si las autoridades garantizan la seguridad de que se cumplirán los servicios mínimos no debería haber problemas de suministro de productos alimentarios durante los días que dure el cierre de la patronal de los camiones en diciembre.

La Confederación Canaria de Supermercados (ASUICAN) y la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (ASEDAS) han reivindicado el papel esencial de los supermercados, concretamente en relación con la labor desarrollada por estos establecimientos después de la erupción volcánica en La Palma. Según han informado los representantes, uno de los supermercados ha sido arrasado por una colada de lava, y otros dos se encuentran cerrados desde el estallido, pero la actividad en el resto no ha sufrido ningún inconveniente.

Tomás Barreto, presidente de ASUICAN ha afirmado que pese al “durísimo golpe” recibido por la isla la distribución de alimentos no se ha resentido, gracias a la producción de kilómetro cero.

Por su parte, Alonso Fernández, secretario en ASUICAN ha querido tranquilizar a la ciudadanía y ha asegurado que “las empresas de supermercados y cadenas alimentarias han demostrado que el acceso a los alimentos está garantizado”. Además, pese a que las Canarias son una región ultraperiférica no es una circunstancia que impida que “tengamos una alimentación completa y segura.  Tenemos unas maravillosas y amplísimas conexiones marítimas y aéreas con la península y entre las islas”.

Según Fernández la cantidad de frecuencias, la profesionalización del sector y la excelencia logística garantizan la solvencia de las cadenas de distribución en La Palma.

Ignacio García Magarzo, Director General de ASEDAS, ha incidido también en la calidad del sector de la distribución en España. “En el período más duro del confinamiento este sector fue la garantía del Gobierno para aplicar medidas, y siempre hubo un excelente surtido a disposición de los consumidores”. A la pandemia, García Magarzo ha añadido los ejemplos de Filomena, y el de La Palma, como situaciones extremas en las que la cadena ha funcionado de manera excelente.

“No es por casualidad, tenemos un modelo de distribución alimentaria basado en la proximidad. Queremos reivindicar el nuestro como un sector esencial, los ciudadanos lo han podido comprobar, y el Real Decreto Ley del primer estado de alarma ya lo reconoció en su momento. Pero pasados los meses esa situación ha decaído. Ya en el segundo estado de alarma, en el que eran las Comunidades Autónomas las que tomaban las decisiones, esa situación. Pensamos que se debe producir un reconocimiento como esencial de manera definitiva”, ha exigido García Magarzo.

Ese reconocimiento podría garantizar los suministros de alimentos ante cualquier eventualidad, y que esos suministros se produzcan sin trabas e impedimentos logísticos y/o burocráticos. “Ahora que todo está digitalizado parece sencillo evitar que mercancías puedan estar paradas varios días, queremos que el acceso a las mercancías se pueda producir a todas horas y 24 días, como los carburantes o las medicinas”, apunta García Magarzo.

El futuro cierre de la patronal de los camiones previsto para los días entre el 20 y 22 de diciembre es otra de las situaciones que pueden poner en peligro el suministro, y en jornadas muy próximas a Navidad, con lo que ello podría suponer para negocios y familias.

Según García Magarzo, no debería haber problemas para entregar los productos, siempre y cuando el Estado garantice el orden público: “En la historia reciente no ha habido ningún problema de desabastecimiento. Hubo un acaparamiento de productos al principio del confinamiento, pero a pesar de esa crisis, la respuesta fue grandísima. En mayo de 2008 sí hubo problemas en las tiendas, pero fue por temas de orden público, por aquéllos que impedían el trabajo de los transportistas. No puede quedar condicionado todo por reclamaciones, por muy legítimas que sean”.

ASEDAS, por tanto, considera que si las autoridades garantizan la seguridad de que se cumplirán los servicios mínimos no debería haber problemas de suministro de productos alimentarios durante los días que dure el cierre patronal.

Sección: