María José Salvador - Corresponsal en Zamora - Agronews CyL

Las asociaciones ganaderas de ovino participan en un programa de selección genómica con la Universidad de León

Es un proyecto, que financia el Ministerio de Agricultura y en el que participan las Asociaciones Ganaderas de Ovino de las razas Assaf, Churra y Lacaune, cuyo objetivo fundamental consiste en la evaluación de la selección genómica en el ganado ovino de leche.

El profesor del Departamento de Producción Animal de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de León, Juan José Arranz, es el encargado de dirigir este trabajo que comenzó hace dos años “aunque en realidad es a tres años porque estamos utilizando una nueva metodología de selección”. En este sentido, Arranz ha señalado a AGRONEWS CASTILLA Y LEÓN que “antes utilizábamos los modelos animales y ahora se ha dado un paso superior en el ganado vacuno, hemos observado que funciona bien y ahora queremos evaluarlo en el ovino porque es más eficiente y se pueden permitir mejoras sustanciales en la producción de la leche”.

Hay que decir que este es un proyecto “novedoso”. En el sector del vacuno empezaron hace unos siete años “ahora ya se utiliza de manera rutinaria” y, actualmente, en ganado ovino solo se está utilizando en Francia en la raza Lacaune y Manech.

En realidad este trabajo sirve, según ha confirmado Juan José Arranz, “para seleccionar a los animales más productores o mejor productores e intentar identificarlos lo antes posible desde el punto de vista de la vida del animal”. Por esta circunstancia, las Asociaciones Ganaderas de Ovino se han mostrado muy interesadas “desde el primer momento en que se llevara a cabo este proyecto en Castilla y León”.

El trabajo del profesor Arranz tiene como aspectos fundamentales que “tiene que implantarse en un esquema de selección perfectamente establecido, es decir, tiene que haber un sistema de medición de las producciones. Cada raza tiene unos sistemas en los cuales hay un sistema de control de la producción de leche, se mide la cantidad de leche que produce cada animal y la calidad, en este caso como la leche de oveja se dedica fundamentalmente al queso interesa que tenga alta concentración de grasa y proteína, lactosa que son los componentes de la leche. A partir de esta medición, se intenta (lo que se hace un carnero para saber si es bueno o malo) se insemina con algunas ovejas de la población y se mide la producción de sus hijas, de manera que si sus hijas producen más que la media de la población, se dice que ese carnero es mejorante, y se utiliza de manera intensa en inseminación artificial para que la población sea más productora”.

La principal ventaja que tiene este proyecto es que en este esquema “se analizan unos puntos del genoma del animal, del ADN, que nos va a poder permitir, predecir antes en el tiempo, ya que cuando el animal llega a adulto (unos 18 meses) se va a saber si ese animal va a ser buen productor con una fiabilidad bastante alta, similar a la que se obtiene en las primeras etapas de valoración clásica. Lo que se puede hacer es adelantar, reducir el intervalo generacional y poder seleccionar, primero de una manera más rápida y segundo más eficaz”, ha argumentado el profesor Arranz.

Este esquema, que se desarrolló fundamentalmente y funciona muy bien en ganado vacuno de leche, “lo que queremos ver es si económicamente interesa aplicarlo en ganado ovino de leche”, porque como dice el profesor Arranz, “el valor individual de una oveja es menor que en el de una vaca y el coste de genotipado puede incrementar un poquito el coste del sistema de selección”.

Este proyecto es a tres años aunque “estamos empezando a tener ya los primeros resultados, la idea es que a finales de este año tengamos las primera valoraciones iniciales que nos permitan en las diferentes razas, sobre todo en Churra y Assaf, tener los primeros valores genéticos aunque los resultados últimos se obtendrán a finales de 2018 que es cuando concluye este proyecto”, ha señalado Arranz.

Sección: 

Provincias: