Agronews Castilla y León

 

  • Cedecarne ha analizado el impacto que el Covid-19 está teniendo en el sector del comercio especializado de la carne cuando se han cumplido ya cuatro semanas desde el decreto del Estado de Alarma, siendo lo más destacado que más del 50% de los profesionales encuestados ha confirmado el aumento de pedidos a domicilio y cerca del 85% ha manifestado el incremento de pedidos por parte del consumidor para recoger en tienda.

Cuando se han cumplido ya cuatro semanas de confinamiento de la población desde el decreto del Estado de Alarma del pasado 14 de marzo y sus sucesivas prórrogas, Cedecarne ha analizado la situación a la que se enfrentan los 25.000 establecimientos de carnicería, charcutería, pollería y casquería de toda España, a través de encuestas realizadas por canales digitales, a los profesionales del sector; de las que se desprende un aumento notorio en la venta online y el click&collect.

Nuevas formas de comprar

Los comercios minoristas de la carne se han adaptado en muy poco tiempo a la nueva realidad, y son muchos, más del 50%, los que están realizando pedidos a domicilio, y casi el 85% los que preparan pedidos para recoger directamente en el establecimiento (click&collect)  y así evitar que el cliente permanezca más tiempo del necesario en el local.

En el 30% de los casos los encargos se realizan a través de Internet, seguido de la llamada telefónica o el WhatsApp.

Medidas de seguridad e higiene

La totalidad de los establecimientos han aumentado las medidas de seguridad e higiene tanto para los trabajadores como para los clientes, controlando el aforo, implementando las distancias de seguridad entre trabajadores, y entre trabajadores y clientes, y realizando desinfecciones de manera constante.

Pero solicitan a las autoridades mayores facilidades para conseguir EPI’s, tan necesarios al estar expuestos al público. Además, en la mayoría de comercios, así lo manifestaban un 75% de los encuestados, se ha reducido el horario de atención al público para trabajar por turnos. De esta manera mejoran sus medidas de protección, al estar menos expuestos al público, y pueden dedicar tiempo a preparar los pedidos, demandados por los consumidores.

Caída en la facturación

Es de destacar que los comercios tradicionales de carne han visto mermadas sus ventas porque un gran número, concretamente casi un 50%, tienen como clientes a restaurantes, bares o comedores, cerrados en estos momentos.

Otros también manifiestan la bajada de las ventas debido a su ubicación. En el caso de establecimientos de zonas turísticas o áreas de segundas residencias,

Por tanto, más de un 40% reconoce que su facturación se ha visto afectado, por uno u otro motivo y en la mitad de éstos el porcentaje de reducción es mayor del 25%.

Por ello, desde Cedecarne se ha solicitado a la administración una serie de medidas fiscales como el aplazamiento del pago de impuestos, suspensión de la cuota de autónomos o la ampliación a un mes tras finalizar el estado de alarma de la prestación por cese de actividad por causas económicas.

Más pollo y menos cordero

En cuanto al consumo por especies, la carne más demandada por los consumidores en estos días está siendo el pollo, según manifiestan la totalidad de los profesionales. El cliente demanda estas carnes en casi el 50% de las visitas a los establecimientos, repartiéndose el otro 50% restante entre carne de vacuno y de cerdo blanco, si hablamos de carne fresca.

También, se están consumiendo elaborados artesanales. Y en relación a la charcutería, un 40% de las compras se distribuyen entre alimentos como el queso y como el jamón cocido.

Por el contrario, la carne de cordero, la de ibérico y los cortes premium de vacuno apenas se venden en estos días, por ser, consideran desde los propios establecimientos, carnes que se destinan más al sector Horeca.

Con estos datos, queda constancia de que el comercio especializado de la carne, pese al impacto negativo que está teniendo esta crisis en el sector, sigue sumando esfuerzos para continuar abierto y abasteciendo al ciudadano, a través de opciones como la venta online y el click&collect, alternativas que, además de haberse implementado con el objetivo de servir al consumidor, están ayudando al sector a mantener un porcentaje de ventas necesario para aguantar en estos momentos difíciles.