Agronews Castilla y León

El Ministerio de Agricultura francés, en sus últimas estadísticas, sitúa la vendimia de 2019 en los 42,2 millones de hectolitros, lo que significa un descenso del 14% frente a los resultado obtenidos en 2018. 

Las heladas primaveras a las que se sumaron las olas de calor y la sequía del verano han sido las grandes responsables de esta situación.

La campaña no es positiva, aseguran desde el Gobierno galo pero no se puede comparar con la situación de 2017 cuando la vendimia se situó en los 37 millones de hectolitros, el peor dato desde 1945.

Las zonas oeste del país son las que más han sufrido las adverdidades climatológicas antes relatadas que han devenido en uvas de menor tamaño y muy desiguales en los racimos.

Las olas de calor afectaron, especialmente a  ciertos departamentos del Midi, como Gard, Hérault o Var, causando pérdidas de producción. A esto se ha sumado la sequía que se constata como la tierra ya, el 1 de julio, estaba en déficir de agua en relación con la media de los últimos 30 años.

La única ventaja de la ola de calor, es que se ha reducido la presión de las enfermedades que ha sido inferior a la de 2018. 

Tags: 

Sección: