María José Salvador - Corresponsal en Zamora - Agronews CyL

El sector apícola está cogiendo en la provincia de Zamora cada vez más importancia, prueba de ello es que este mundo de las abejas tiene muchos y fieles seguidores que apuestan por este sector como medio de vida. Hay varias asociaciones pero la que mayor representación tiene en la provincia es la unión Profesional de Apicultores de Zamora  (Apis Durii) que ha sobrepasado en este mes la cifra de 18.000 colmenas asociadas dentro de la provincia.

Esto implica que más de la mitad de las abejas provinciales se encuentran protegidas tras las siglas de la organización, y que recibirán a lo largo del próximo mes, una vez extraída la miel de otoño, un mismo tratamiento sanitario, dentro de una estrategia de lucha combinada contra “Varroa destructor”, el ácaro asiático culpable de la desaparición de las colmenas, y un mismo sistema de protección contra incendios, robo o daños en general, de cuya gestión se encargarán los ingenieros y apicultores Rubén Burgo y Rafael Calvete.

La provincia de Zamora tiene registradas 36.000 colmenas, de las que se estima que 26.000 se encuentran bajo el amparo de alguna de las cinco asociaciones provinciales, lo que implica que en torno al 70% del censo provincial de las asociaciones se encuentra agrupado bajo la protección de la Unión Profesional de Apicultores de Zamora.

Respecto a los apicultores, Apis Durii reúne ahora mismo al 70% del total de los apicultores profesionales, aquellos que poseen más de 150 colmenas en sus explotaciones, con casi 2 centenares de socios, originarios de todas y cada una de las comarcas zamoranas.

Paralelamente, antes de fin de año y tras las negociaciones realizadas con empresas externas, está previsto que se ponga a disposición de los socios una batería de medidas sanitarias y de bioseguridad, que vengan a facilitar los trabajos en la explotación.

Por otra parte, el secretario Técnico de Apis Durii, Francisco Alonso, ha dicho a AGRONEWS CASTILLA Y LEÓN sobre la próxima cosecha apícola de otoño que “estamos pendientes de las aguas que han caído estos días por si pudieran hacer algún daño así que seguimos expectantes por si tenemos que sacar la miel o esperamos”.

Según ha explicado Alonso “con las lluvias lo que entra en la colmena es mielato y el néctar, estos dos productos se deslavan igual que si hay altas temperaturas que se deshidrata, por eso estamos mirando al cielo con preocupación para que haga bueno y salga el sol que nos beneficia”. Recuerda Francisco Alonso que las producciones en la provincia son pequeñas ya que en los dos últimos años la producción por colmena ha sido de unos 12 kilos y este año “esperamos también alcanzar esta cifra”.

El año ha venido bueno para los enjambres y se ha podido considerar una dimensión de colmena aceptable para pasar el invierno, pero recuerda el secretario Técnico de Apis Durii que “el año pasado no se llegó a una densidad de población necesaria y desaparecieron muchas abejas porque no se consiguió una  dimensión adecuada”.

Tags: 

Sección: 

Provincias: