Agronews Castilla y León

 

  • Al declararse nulo el convenio, las subidas salariales solo afectan a los firmantes, de tal manera que un afiliado a Asaja o a Upa deberán pagar un salario de 48,89 € diarios  mientras el resto de empresarios solo los 38,57 € del convenio del 2018

Tras la sentencia 537/2020 del T.S.J de Extremadura Sala de lo Social que anula el Convenio Colectivo del Campo de Extremadura aplicado en los años 2019 y 2020 por falta de legitimación de Asaja, Upa-Uce y Coag para representar a la parte empresarial, La Unión Extremadura va a interponer sendas reclamaciones a la Tesorería general de la Seguridad Social y a la Junta de Extremadura para que se devuelva a los empresarios agrarios extremeños las cantidades que los mismos han pagado de manera ilegítima según se desprende de dicha sentencia.

El convenio anulado contempló una subida salarial del 26,76 % tanto en los salarios como en las cotizaciones a la seguridad Social.

Recuerdan desde la Unión de Extremadura que el Juzgado ha dictado como hechos probados que los negociadores por la parte empresarial,  representaban al 20.1 % de las empresas y afectaba al 19,3 % de los trabajadores, y que aun así y todo firmaron un convenio colectivo que pretendían aplicar al 100 % de los empresarios.

Cuando en enero de 2019 La Unión solicitó formar parte de la mesa negociadora del convenio del campo, la Dirección General de Trabajo exigió a la organización para autorizarla  a formar parte de dicha comisión negociadora que justificasen que representan a más del 10 % de los empresarios que daban trabajo más del 10 % de los obreros agrícolas, algo que parece no hizo con los firmantes.

Las subidas salariales aprobadas en el convenio anulado, sólo son aplicables a los firmantes de dicho convenio, por lo que los agricultores y ganaderos afiliados a Asaja y a Upa (los listados de estos empresarios fueron aportados por estas organizaciones al juzgado) se les aplica un salario para los eventuales de 46,33 € en el año 2019 y  de 48,89 € en el 2020, pero en cambio los empresarios que no estén afiliados a estos organizaciones se les tiene que aplicar un salario de 38,57 € por jornada.

Por esta negligencia de la Dirección General de Trabajo los empresarios extremeños han pagado en salarios 27,16 millones de euros más en el año 2019 y 36,12 millones más en el 2020.

Exactamente igual ocurre con las cotizaciones sociales, estos mismos empresarios han cotizado 6,68 millones de  euros más en el 2019 y 8,89 millones más en el 2020.

 La Unión Extremadura va a presentar una reclamación a la Tesorería General de la Seguridad Social para que devuelva a los empresarios extremeños los 15,57 millones de euros cotizados indebidamente y vamos a reclamar a La Junta de Extremadura, como responsable subsidiaria, el abono de 63,28 millones pagados de más de manera indebida en salarios por la elevación a rango de Convenio Colectivo un acuerdo que solo debería haber afectado a los firmantes.

Sección: