Agronews Castilla y León

La Comisión Europea ha acordado permitir el uso de fondos de la UE para ayudar a los criadores de cerdos polacos que tendrán que cesar su actividad como consecuencia de la peste porcina africana.

Una de las peores enfermedades infecciosas de los cerdos, la peste porcina africana, está presente en la frontera oriental de ese país desde 2014. Para controlar la enfermedad y evitar nuevos brotes, se han establecido estrictas restricciones sanitarias a nivel europeo. Las autoridades polacas introdujeron requisitos adicionales en las zonas de mayor riesgo.

La Decisión de la Comisión se dirige específicamente a los criadores de cerdos polacos que poseen no más de 50 cerdos y / o lechones (entre el 1 de julio de 2016 y el 30 de junio de 2017) y están situados en zonas de alto riesgo de peste porcina africana. Debido a su tamaño y medios limitados, algunos de estos pequeños agricultores podrían verse incapacitados para aplicar los nuevos requisitos polacos y, por tanto, se verían obligados a detener la producción de carne de porcino.

El apoyo financiero de 9,3 millones de euros acordado por la Comisión Europea se destinará a un máximo de 10.000 lechones y 171.654 cerdos.

 Los ganaderos recibirán 33 € por lechón y 52 € por cerdo tras  solicitar la ayuda europea, que se pagará en el plazo de 12 meses después de la entrada en vigor de las nuevas normas el 19 de septiembre. 

Quienes reúnan los requisitos para la ayuda europea sólo podrán reanudar la producción de carne de porcino siempre y cuando cumplan los nuevos requisitos. Esto no será posible dentro de 2 años de haberse beneficiado del apoyo.

 

El impacto en el mercado de la carne de porcino

La presencia de la peste porcina africana plantea un grave riesgo para el mercado europeo de este tipo carne, ya que toda propagación de la enfermedad en la UE tendría un grave impacto en los productores que dependen en gran medida de las exportaciones, por lo que nuevos brotes de la enfermedad infecciosa pueden desestabilizar gravemente el mercado.

El apoyo financiero a los agricultores polacos proviene del presupuesto de la política agrícola común de la UE y se rige por las disposiciones de la organización común de mercados agrícolas . Estas normas permiten a la Comisión proponer medidas de apoyo temporales (por no más de 12 meses) a cualquier sector de la organización común de mercados que se considere que está en una situación "susceptible de causar un rápido deterioro de la producción y las condiciones del mercado". Esta es la primera vez que se aplican estas disposiciones desde que se adoptaron las normas en 2013.

Sección: