Agronews Castilla y León

 

LA UNIÓ de Llauradors i Ramaders denuncia que más de la mitad de las personas solicitantes de las ayudas concedidas por la Conselleria de Agricultura para la mejora de la competitividad y sostenibilidad de las explotaciones ganaderas se han quedado fuera de las mismas debido a la falta de dotación presupuestaria. Se trata de un apoyo económico que cuenta con una elevada demanda entre el sector, sobre todo para ir adecuando sus empresas ganaderas a las exigencias normativas y mejorar su posicionamiento competitivo.

Concretamente, el 54% de las explotaciones -un total de 180- se quedan sin ayuda y sin poder invertir una cantidad por valor de 4,6 millones de euros. Finalmente, sólo podrán acceder a estas ayudas unas 145 explotaciones en todo nuestro territorio, con una inversión de 1,4 millones de euros. Por cada euro que invierte la Administración, la inversión real se duplica. Si bien es cierto que esta línea de ayudas ha pasado de tener una dotación de 800.000 euros a 1,4 millones en cuatro años, resulta totalmente insuficiente para cubrir la elevada demanda.

LA UNIÓ considera que se trata de una ayuda muy importante para el sector ganadero de la Comunitat Valenciana. Su objetivo es favorecer las inversiones realizadas por los titulares de las explotaciones ganaderas con el fin de renovar las instalaciones, los equipos y las infraestructuras de las explotaciones ganaderas por otros más avanzados tecnológicamente, con especial atención en la mejora de las condiciones de higiene, salubridad y bioseguridad, la adaptación a las condiciones de bienestar animal y la sostenibilidad y reducción de los impactos ambientales producidos por la misma actividad ganadera, sin olvidar también la reducción de los costes de producción, la mejora de la producción, la mejora de la calidad del producto final y el fomento de los productos ecológicos.

En julio del pasado año LA UNIÓ ya solicitó una ampliación del presupuesto de esta partida, que finalmente aún se vio más recortada por los ajustes presupuestarios para este año. Cabe señalar que con un presupuesto de 4 millones de euros, como mínimo se hubieran generado unas inversiones de unos 7,4 millones de euros, además del IVA, y otros impuestos (licencias de obras, tasas urbanísticas, tasas administrativas, proyectos, etc). Se trataría de una cifra relevante para los territorios de interior, puesto que se hacen actuaciones que dan trabajo a otro tipo de sectores como el de la construcción, electricidad, fontaneros, herreros, sector distribución, etc. Por ello la organización insistirá en la necesidad de ampliar la dotación presupuestaria de esta ayuda hasta los 4 millones de euros en las próximas cuentas públicas de 2021 de la Conselleria de Agricultura.

Por otra parte, LA UNIÓ va a solicitar también la ampliación del plazo de justificación de las inversiones -finaliza el 15 de octubre- hasta el 30 de noviembre, ya que durante estos meses de confinamiento ha sido realmente complicado preparar la ejecución de las inversiones.