Agronews Castilla y León

LA UNIÓ de Llauradors muestra su satisfacción por la decisión de la Conselleria de Agricultura de revocar e iniciar de nuevo todo el proceso de selección de los grupos de acción local GAL LEADER para el periodo 2014-2020, debido al sectarismo y politización a la hora de elegir a los representantes de los mismos en un aspecto clave para el desarrollo rural valenciano.    

Hoy lo ha anunciado la Conselleria de Agricultura en el transcurso de una reunión del comité de selección de los Grupos de Acción Local GAL LEADER 14-20 y de las estrategias de desarrollo local, de la que LA UNIÓ es integrante y ha dado su apoyo explícito a esta medida. Esta organización profesional agraria cuestionó en su día los criterios escogidos para seleccionar a los representantes de los grupos y censuró que organizaciones como ella arraigadas en el territorio rural y que trabajan directamente allí quedaran fuera de todo el proceso.

El anterior Gobierno de la Generalitat convocó y reguló la selección de los grupos GAL LEADER 1420 justo antes de las elecciones autonómicas, mediante la publicación en el DOCV el pasado 13 de abril, dando un plazo de un mes para solicitar ser miembro de la dirección de los respectivos GAL y que éstos presentasen la solicitud para ser seleccionados.

La consecuencia de este proceso del anterior equipo de la Conselleria de Agricultura se concretó en que la mayoría de GAL estuviesen compuestos por representantes de ayuntamientos, concretamente más del 49% de los mismos, una circunstancia no permitida por la normativa comunitaria o también que se vetase la entrada en la dirección de los GAL de organizaciones representativas e implantadas en el territorio del GAL, con el único objetivo de continuar con la mala praxis y sectarismo en la concesión de ayudas rurales que ya se venía ejerciendo en el anterior período 2007-2013, cuya ejecución ha estado bajo una continua sospecha y ha motivado la atención de las autoridades comunitarias.

Entre los objetivos de Fondo Europeo de Desarrollo Rural (FEADER) se encuentra el logro de un “desarrollo territorial equilibrado de la comunidad rural en la que se implemente, incluyendo la creación y conservación del empleo”. LA UNIÓ señala que a lo largo del último periodo este enfoque se había perdido en su totalidad al politizarse totalmente la organización de los grupos y el reparto de las ayudas en una clara muestra de clientelismo y politización.