Agronews Castilla y León

 

  • Se trata de una ayuda por cese definitivo y cierre de la actividad y otra por cese y venta a una persona joven o persona jurídica para que reforme la granja

 LA UNIÓ de Llauradors i Ramaders ha solicitado ayudas autonómicas a la Conselleria de Agricultura para que los productores ganaderos de porcino de la Comunitat Valenciana no pierdan competitividad y puedan adaptar sus explotaciones a la nueva y exigente normativa de ordenación del sector.

El Real Decreto 306/2020 del Ministerio de la Presidencia, de 11 de febrero, por el cual se establecen normas básicas de ordenación de las granjas porcinas intensivas, y se modifica la normativa básica de ordenación de las explotaciones de ganado porcino extensivo, incorpora toda una serie de obligaciones para reducir las emisiones de NH3 y otros gases de efecto invernadero en nuestras granjas de porcino que va a obligar a los productores a realizar elevadas inversiones, sobre todo en materia de almacenamiento de los purines.

Desde la Conselleria de Agricultura, a través de una línea de ayudas a la mejora de la competitividad y sostenibilidad de las explotaciones ganaderas, cuya última convocatoria fue la Resolución de 23 de diciembre de 2021, se intenta apoyar a esta adaptación a la normativa estatal, pero resulta insuficiente.

La realidad demuestra que muchas instalaciones ganaderas de la Comunitat Valenciana no se podrán adaptar, ya sea por la imposibilidad de efectuar estas inversiones a consecuencia de las dimensiones del terreno donde están situadas, o por la elevada edad de la persona que está al frente de estas granjas y que desincentiva las inversiones por las dificultades para obtener un retorno de estas.

Por ello LA UNIÓ ha instado, a través un escrito dirigido a la consellera Mireia Mollà, a que se inicien los estudios y gestiones oportunas para implantar nuevas líneas de ayudas autonómicas con objeto de concederlas en primer lugar por plaza ganadera para el cese de actividad y cierre definitivo de aquellas explotaciones de producción que no puedan cumplir las exigencias establecidas en la normativa de ordenación del sector porcino y también otra ayuda por plaza ganadera para el cese de la actividad y venta de la explotación, con límite máximo por plaza, a una persona joven o que inicie la actividad, o a una persona jurídica para que reforme la granja y cumpla con las exigencias establecidas en esa normativa de ordenación.

LA UNIÓ está realizando en las últimas semanas un ciclo de charlas informativas por todas las zonas de la Comunitat Valenciana donde mayor número de granjas de porcino existen para informar a las personas productoras acerca de las nuevas obligaciones que deben cumplir para adaptarse a la ordenación prevista. La asistencia a las mismas está siendo muy elevada, prueba del interés y preocupación existente.

Sección: