Agronews Castilla y León

 

  • La organización solicita mayor vigilancia en las zonas rurales, reforzar los medios humanos y económicos y estrechar la colaboración entre las diversas fuerzas policiales

LA UNIÓ de Llauradors alerta de diversos robos durante los últimos días en almacenes de campo en las comarcas del Camp de Morvedre y la Plana Baixa, que se suman a las ya denunciadas por esta organización por esas zonas hace unas semanas en casetas e instalaciones de riego, así como también de cosecha de cítricos.   

La organización ha detectado ya varios robos ante la impotencia de las personas afectadas, que han presentado ya las correspondientes denuncias en dependencias policiales por delito de robo con fuerza de las cosas. Algunos de esos robos se concentran en la partida Fontanelles de Sagunt.

Para cometer esos robos se producen además considerables destrozos en los almacenes al reventar las puertas o ventanas para acceder a las mismas y también rotura de los tejados. Una vez dentro se llevan todo lo que encuentran: aperos; motores, grupos electrógenos, baterías, compresores, bombas y contadores de riego, cables de cobre, tapas, etc.,. En uno de estos robos incluso han vaciado garrafas de ácido nítrico o herbicida que tenía el agricultor para rellenarlas del gasóleo existente en un depósito y llevárselas.

LA UNIÓ señala en este sentido que aparte del valor del material robado, ya de por sí importante, el daño está también en los costes de reparación que ascienden siempre a cantidades muy elevadas. En unos momentos donde los ingresos agrícolas son cada vez más bajos, resulta contraproducente tener mayores gastos para poder reparar los daños causados por los robos.

LA UNIÓ solicita mayor vigilancia en las zonas rurales y una efectiva coordinación, en esa zona comprendida en los límites entre el Camp de Morvedre y la Plana Baixa, entre las diversas fuerzas de seguridad del Estado, del Seprona y de las policías locales para evitar que se cometan más robos.

Insiste por tanto en la necesidad de incrementar los presupuestos destinados a la seguridad en el ámbito rural, con las mismas obligaciones que los habitantes de las zonas urbanas, pero también con los mismos derechos. Así, LA UNIÓ propone reforzar los medios de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, particularmente los equipos ROCA, para aumentar la seguridad en el medio rural y combatir los robos en las explotaciones agrarias.

También insta a perseguir el comercio de mercancía robada porque “está claro que si alguien roba es porque alguien se lo compra. Es importante la vigilancia para intimidar, pero también el cumplimiento de la justicia y la persecución de los canales de comercialización ilícitos. Por ello insta a inspeccionar comercios o almacenes sospechosos de comercializar productos robados”, señala LA UNIÓ.

Otra de las demandas de LA UNIÓ pasa por facilitar y agilizar la presentación de denuncias por parte de las personas afectadas, pues en muchas ocasiones desisten de interponerlas ante las dificultades que encuentran. “Independientemente del lugar donde se produzcan hay que facilitar la interposición de las denuncias a las personas afectadas, no tiene ningún sentido que les manden de un lugar a otro para denunciar un robo en su propiedad”, dice LA UNIÓ.

Sección: