Agronews Castilla y León

LA UNIÓ de Llauradors i Ramaders lamenta la salida oficial de Reino Unido de la Unión Europea que será oficial este viernes 31 de enero y pide a la Comisión Europea que no ceje en su trabajo por reducir las consecuencias del Brexit y que éstas no recaigan en los agricultores y ganaderos por recortes en la PAC y posibles cambios en las relaciones comerciales actuales.

LA UNIÓ, quien ya viene alertando hace tiempo sobre el posible impacto que puede tener el Brexit en la política agraria europea, lamenta que la salida de Reino Unido se haya hecho efectiva y reclama que se continúen las negociaciones en el período de transición que se abre ahora hasta diciembre de 2020.

Según los datos hechos públicos hasta ahora, Reino Unido, con su salida de la UE, se llevaría consigo 12.000 millones de euros que aporta a la PAC, lo que, unido a los condicionantes agroambientales que se plantean ahora con el Acuerdo Verde del nuevo ejecutivo, complicaría la situación económica a muchos agricultores y ganaderos.

“Es obvio que se acabará recortando el presupuesto de la PAC, aunque habría que esperar a  saber si los Estados miembro están dispuestos a asumir el agujero que deja Reino Unido”, señala LA UNIÓ. “En cualquier caso, no se pueden aumentar los requisitos y obligatoriedades y bajar los recursos para cumplirlos”, añaden.

Por lo que respecta a las producciones agrarias, LA UNIÓ señala que Reino Unido es un socio preferencial en cuanto a nuestra exportación de frutas y hortalizas, siendo en la actualidad nuestro tercer mercado de destino, tras Alemania y Francia.

En este sentido, el hecho de haber llegado a un acuerdo de libre comercio sin aranceles de ningún tipo en una primera fase transitòria al menos ayudará a estabilizar las exportaciones ya que, en opinión de la organización, el marco de incertidumbre en el que se ha operado en estos últimos años se ha disipado. LA UNIÓ recuerda que España exporta cuatro veces más de lo que importa a este país.

No obstante, la organización pide cautela y prudencia y considera que este año será crucial para, por un lado, pulsar las relaciones comerciales en este nuevo marco y, por otro, trabajar para que el presupuesto de la PAC sea razonable y se minimicen las consecuencias de la salida de Reino Unido.

Otro hecho que preocupa a LA UNIÓ es que el Reino Unido, con puertos importantes en su territorio, se convierta en un punto por el que las producciones de países terceros entren al mercado de la Unión Europea. Es decir que se instauren allí puertos francos que faciliten la entrada de productos de terceros países sin control, realizando una posible triangulación. Por lo tanto, el trabajo en los próximos meses ha de extenderse también a la vigilancia del Acuerdo con el Reino Unido con el fin de evitar reexportaciones de países terceros.

Tags: 

Sección: