Agronews Castilla y León

La UE y Nueva Zelanda han concluido, recientemente, las negociaciones de un Acuerdo Comercial que abrirá importantes oportunidades económicas para las empresas y los consumidores de ambas partes. El acuerdo también incluye compromisos de sostenibilidad sin precedentes, como el respeto del Acuerdo Climático de París y los derechos laborales fundamentales, que pueden aplicarse mediante sanciones comerciales como último recurso.

Se espera que el comercio bilateral crezca hasta un 30% gracias a este acuerdo, y que las exportaciones anuales de la UE aumenten hasta 4.500 millones de euros. La inversión de la UE en Nueva Zelanda puede crecer hasta un 80%. El acuerdo puede reducir unos 140 millones de euros anuales en derechos para las empresas de la UE desde el primer año de aplicación.

La Presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, dijo:  "Nueva Zelanda es un socio clave para nosotros en la región Indo-Pacífica. Este acuerdo comercial ofrece grandes oportunidades para nuestras empresas, nuestros agricultores y nuestros consumidores, en ambas partes. Puede contribuir a aumentar el comercio entre nosotros en un 30%. Incluye compromisos sociales y climáticos sin precedentes. Este nuevo acuerdo entre la Unión Europea y Nueva Zelanda llega en un momento geopolítico importante. Las democracias -como la nuestra- trabajan juntas y cumplen con las personas".

El Vicepresidente Ejecutivo y Comisario de Comercio, Valdis Dombrovskis, dijo: "Se trata de un acuerdo comercial de nueva generación, en el que ambas partes van a obtener verdaderos beneficios económicos y medioambientales. Las nuevas oportunidades económicas son vitales mientras nos esforzamos por recuperarnos del doble impacto del COVID-19 y de la agresión de Rusia contra Ucrania. Este acuerdo abrirá una serie de nuevas oportunidades de exportación de bienes y servicios para las empresas y las PYME de la UE. También contiene los compromisos de sostenibilidad más ambiciosos de todos los acuerdos comerciales. Esto demuestra que ya estamos cumpliendo nuestra promesa de obtener más valor añadido de nuestros acuerdos comerciales en términos de sostenibilidad".

 

Nuevas oportunidades de exportación para empresas grandes y pequeñas

El acuerdo ofrecerá nuevas oportunidades a las empresas al:

  • La eliminación de todos los aranceles sobre las exportaciones de la UE a Nueva Zelanda.
  • La apertura del mercado de servicios de Nueva Zelanda en sectores clave como los servicios financieros, las telecomunicaciones, el transporte marítimo y los servicios de entrega.
  • Garantizar un trato no discriminatorio a los inversores de la UE en Nueva Zelanda y viceversa.
  • Mejorar el acceso de las empresas de la UE a los contratos públicos neozelandeses de bienes, servicios, obras y concesiones de obras. El mercado de la contratación pública de Nueva Zelanda tiene un valor de unos 60.000 millones de euros al año.
  • Facilitar los flujos de datos, normas predecibles y transparentes para el comercio digital y un entorno en línea seguro para los consumidores.
  • Impedir los requisitos injustificados de localización de datos y mantener los altos niveles de protección de los datos personales.
  • Ayudar a las pequeñas empresas a exportar más mediante un capítulo dedicado a las pequeñas y medianas empresas.
  • Reducción significativa de los requisitos y procedimientos de cumplimiento para permitir un flujo más rápido de las mercancías.
  • Compromisos significativos por parte de Nueva Zelanda para proteger y hacer cumplir los derechos de propiedad intelectual, alineados con las normas de la UE.

 

Agroalimentación: estimular las exportaciones de la UE al tiempo que se protegen las sensibilidades de la UE

Los agricultores de la UE tendrán muchas más oportunidades de vender sus productos en Nueva Zelanda inmediatamente después de la aplicación del acuerdo. Se eliminarán los aranceles desde el primer día para exportaciones clave de la UE como la carne de cerdo, el vino y el vino espumoso, el chocolate, los productos de confitería y las galletas.

Los agricultores de la UE obtendrán beneficios más allá de las reducciones arancelarias. El Acuerdo protegerá toda la lista de vinos y bebidas espirituosas de la UE (cerca de 2.000 nombres), como el Prosecco, el vodka polaco, el Rioja, el champán y el Tokaji. Además, 163 de los productos tradicionales más conocidos de la UE (indicaciones geográficas), como los quesos Asiago, Feta, Comté o Queso Manchego, el jamón Istarski pršut, el mazapán Lübecker o las aceitunas Elia Kalamatas, estarán protegidos en Nueva Zelanda.

El acuerdo tiene en cuenta los intereses de los productores de la UE de productos agrícolas sensibles: varios productos lácteos, carne de vacuno y ovino, etanol y maíz dulce. En el caso de estos sectores, el acuerdo permitirá las importaciones con aranceles nulos o reducidos procedentes de Nueva Zelanda sólo en cantidades limitadas (mediante los llamados contingentes arancelarios).