Agronews Castilla y León

La sequía observada en 2018 en Europa tuvo un impacto significativo en el suministro general de alimentación para el ganado para 2018/19. 

El nivel de autosuficiencia de la UE y el suministro total disminuyeron en comparación con los años anteriores. 

La autosuficiencia se redujo del 80% al 77%, con una menor disponibilidad de forraje, en parte reemplazada por mayores importaciones de maíz. 

La demanda total de piensos se redujo en un 4%, a 83 millones de toneladas, debido a la reducción del censo ganado bovino y porcino. 

Estos son algunos de los hallazgos clave del balance de proteínas de alimentación de la UE 2018/19 , publicado hoy por la Comisión Europea.

El forraje, como el pasto y el maíz ensilado, sigue siendo la principal fuente de proteína de alimentación para los animales, representando el 42% del  total de la UE. Harinas y oleaginosas vieron como su participación en la alimentación animal aumentó en un 1% cada uno y alcanzó respectivamente 26% y 23%.

Si bien la UE es totalmente autosuficiente en fibra, la UE produce solo el 26% de las harinas de semillas oleaginosas (principalmente de soja y colza) consumidas por el sector ganadero de la UE.

Debido a la menor demanda de alimento, el consumo de todas las fuentes de proteína alimenticia se redujo en cifras absolutas. Dentro de la categoría de 'cultivos', podemos observar un cambio hacia más maíz importado y dentro de la categoría 'semillas oleaginosas' un pequeño cambio hacia más harinas de soja, a expensas de las comidas de colza y girasol.

Autosuficiencia de la UE

Gráfico que muestra el nivel de autosuficiencia de la UE de la proteína del alimentoFuente: Comisión Europea.

Diferentes fuentes de proteínas en 2017/18 y 2018/19

Gráficos circulares que muestran las proporciones de diferentes fuentes de proteínas en 2017/18 y 2018/19Fuente: Comisión Europea.

Sección: