Agronews Castilla y León

La Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre cifra en 797.900 las personas que están empleadas en el sector agropecuario. El empleo creció en 13.100 personas durante el último año (1,68%) y en 15.800 desde diciembre (2,03%). Se atisba así la recuperación de la actividad en la próxima etapa post Covid.

El paro agrario lo estarían sufriendo 187.600 personas en datos de la EPA de este trimestre. Significa un 14,18% más que hace un año, 23.300 personas más, lo que es indicativo del efecto refugio que tiene el sector agrario en nuestra economía. Se constata el incremento de la población activa, tanto ocupada como parada del mismo, cuando cae la actividad de los sectores a los que tradicionalmente se transfiere la población laboral agraria, como es el caso de servicios y construcción. Así, según la EPA, en el cómputo total, la población activa agraria ha crecido en 36.400 personas en los últimos doce meses.

A su vez, si contemplamos la evolución en los últimos tres meses, comprobamos que el número de personas desempleadas ha crecido en 3.100 respecto al cuarto trimestre de 2020 (un 1,7%), y el número de ocupadas ha crecido en 15.800, concluyendo en un crecimiento de la población activa del 3,8% respecto al trimestre anterior, regido por la incorporación de personas ocupadas al sector, absorbiendo parte de la actividad contraída en los sectores destino de la mano de obra que tradicionalmente sale del sector. 

La evolución creciente del desempleo agrario ha incrementado la tasa de paro hasta el 19,03%, una cifra superior a la tasa global de paro de 3,05 puntos. 

La peculiaridad de la situación que enfrentamos desde la irrupción de la crisis sanitaria se comprueba cuando verificamos que, en este trimestre, es en el sector agropecuario en el que el desempleo crece a mayor porcentaje en variación anual, cuando venía siendo al contrario desde hace varios trimestres. El paro en el sector se ha incrementado en un 14,18%, mientras que en el conjunto de la economía el crecimiento ha sido del 7,25%. 

La tasa temporalidad tan alta sigue siendo una de las señas de identidad de la precariedad del sector. En el mercado de trabajo agrario español la temporalidad afecta al 56% de los trabajadores y trabajadoras por cuenta ajena en este primer trimestre de 2021 (un punto más que hace un año), siendo la tasa más alta de los últimos ocho trimestres, lo que verifica sin lugar a dudas la rotación a la que está siendo sometida la población temporera. Otra de las particularidades negativas del agro es la desigualdad de género, ya que las mujeres soportan una mayor tasa de desempleo y una mayor temporalidad. Así, la tasa de paro de las mujeres es del 25,8%, frente al 16,8% que soportan los hombres. La temporalidad que afecta a las trabajadoras asalariadas agrarias es del 65,5%, frente 53,4% de sus compañeros, que no destaca por ser baja, pero que es 12,1 puntos inferior. 

CCOO reitera la denuncia del fraude que se registra en la contratación de carácter temporal para actividades cíclicas en la misma época del año, puesto que la relación laboral debería establecerse mediante un contrato fijo discontinuo. En este sentido considera importante la campaña llevada a cabo por la Inspección de Trabajo para la detección de los contratos en fraude de ley.

CCOO de Industria considera esencial para favorecer el empleo estable y de calidad avanzar en la negociación del I Convenio Colectivo Estatal del Campo para dar una marco estable a las relaciones laborales y armonizar las condiciones laborales en todo el sector agrario de forma progresiva y acordada entre las organizaciones sindicales representativas y las organizaciones patronales.

Tags: 

Sección: