José Ignacio Falces Yoldi - Agronews CyL

 

  • Unos precios que se ven superados por los elevados costes de producción, los problemas con el agua o la competencia de otros cultivos principales motivos de este descenso

  • “Tenemos seguir avanzando en que reclamen nuestra patata por su excelente calidad culinaria y no sólo por si lava o no”

  • “La interprofesional ha dado pequeños pasos, pero queda muchísimo por hacer”

Tras las reciente lluvias, la siembra de patata se va a generalizar estos días en Castilla y León por lo que es el momento ideal para analizar la situación del sector con el presidente de la Asociación de Productores, el segoviano Eduardo Arroyo.

¿Cómo se anuncia la campaña de siembras de patata en Castilla y León?

Lo cierto es que las noticias que nos llegan es que se está devolviendo algo de semilla, no mucha, pero ya es un síntoma de la situación. Debemos tener en cuenta que los costes de producción han tenido una subida brutal que los han elevado más de 2.500 euros por hectárea sobre los que podríamos calificar como normales, hemos pasado de los 6.500/7.000 euros a los 9/9.500… lo que está generando muchísimas dudas entre los agricultores, ya que hacen cuentas y con los precios que se ofrecen los números, simplemente, no salen.

A esta situación se une a que venimos de una campaña muy dura por las exigencias cada vez más altas de la patata que va para lavado, sin olvidar la competencia que pueden generar otros cultivos, más tras la situación que se está viviendo tras la invasión de Ucrania o los problemas con el agua y la Confederación Hidrográfica del Duero. Todo esto puede llegar a provocar que las siembras de patata este año caigan en Castilla y León en torno a un 15% pasando de las 17.300 hectáreas a las 15.000.

 

Calidad culinaria frente a calidad de lavado ¿Es esa la gran batalla de los cultivadores de patata de Castilla y León?

Indudablemente y para ello tenemos que hacer mucha divulgación y concienciación entre agricultores, industria, distribución y, muy especialmente, con los consumidores finales. Tenemos un producto con unas cualidades culinarias brutales en Castilla y León, y eso es en lo que se tienen que fijar.

Las exigencias que se piden para patata de lavado ya hay muchas tierras de nuestra región que simple y llanamente no las dan, pero ¿es ese motivo suficiente para dejar de sembrar patatas ahí? Sinceramente, creemos que no, sobre todo por la espectacular calidad culinaria que ofrece nuestro producto como reconoce todo el mundo. Esas extremas exigencias del lavado están haciendo que mucha gente se decante por los contratos de industria, tal vez un poco más bajos de precio, pero donde esas demandas de que la patata se pueda lavar son un poco menores y el conjunto de las tierras se puedan adaptar a ellas.

Tal vez esta campaña estemos empezando a ver un cambio de estrategia del patatero, que se decante más hacia esos contratos de industria. Tal vez.

 

La Interprofesional de la patata de Castilla y León lleva una serie de meses de funcionamiento ¿Cómo valora su actividad hasta la fecha?

Se han dado pequeños pasos, pero la sensación que tenemos es que se ha avanzado más hacía el lado de los operadores en temas como los sistemas de conservación o en el trabajo con la distribución… se han hecho cosas, pero queda muchísimo trabajo por delante.

Quizás se ha olvidado un poco al productor, se ha hecho labor hacia el cultivo, pero no destinada a mejorar la situación de los cultivadores, se tenían que haber hecho más esfuerzos más para que la patata se siga sembrando. Si esta campaña perdemos 2.000/2.500 hectáreas cuándo y cómo las vamos a recuperar… superficie que se pierde ya sabemos lo complicado que es que regrese…

Otro tema en el que hay que trabajar es en la financiación… no se pude vivir sólo de la ayuda de la Junta de Castilla y León, tenemos que dar pasos adelante en ese sentido.

 

Finalmente, ¿Qué nos puede contar de la Asociación de Productores de Castilla y León?

Sinceramente, viendo como avanza la Interprofesional creo que cada vez tiene más sentido nuestra presencia y nuestro trabajo por el sector. El 7 de abril vamos a celebrar una asamblea en Tordesillas en la que esperamos sentar las bases de nuestra labor a futuro, con la formación de los cultivadores como aspecto clave…

Sección: